Hoy el profeta nos habla de visiones, de éxtasis, de ojos abiertos, de ojos perfectos, de la belleza del campamento de Jacob. Pero el Evangelio nos muestra una confrontación entre Jesús y los sacerdotes del templo.

Ayer, “domingo de la alegría”, se nos ofrecía la extraña paradoja de llamarnos al gozo, a la vez que en el Evangelio se nos invitaba a compartir, al despojo.

Por esta especie de contradicciones nos abrimos a una sabiduría escondida desde siempre y revelada a los sencillos: “El Señor es bueno y enseña el camino a los humildes”. San Juan de la Cruz nos enseña de manera especial la sabiduría en su “Noche oscura”, en “Subida del Monte Carmelo” y en el “Cántico Espiritual”.

Hoy deseo dirigirme a los que les cuesta sentir la esperanza y gustar la alegría, a los que no descubren la belleza de la vida y tienen frente a sí el muro del sufrimiento.

A ti, para quien el Adviento es noche; la esperanza, deseo; el dolor, siembra costosa; las noticias, quiebra, con la Palabra y el testimonio de los que ven, te digo:

El tiempo avanza con mensaje esperanzador, dentro de la paradoja. El místico se lamenta: ¿A dónde te escondiste, Amado, y me dejaste con gemido? (San Juan de la Cruz). La Beata Teresa de Calcuta llega a confesar su duda sobre la existencia de Dios, y lo ama. La noche es oscura, y el sufrimiento hace sangrar.

No quiero decirte palabra hueca, ni excusarme en los giros del lenguaje estético. Pero te aseguro que para ti el Adviento es real, existencial, la espera es contra toda esperanza. Para ti la luz amanecerá de lo alto y en tus entrañas, dentro de ti.

¡Cómo quisiera trasvasarte la fuerza de la paciencia, en el entretanto! Porque sé cómo duele la ausencia, el no saber dónde mirar.

La nostalgia, la búsqueda, la súplica, el grito, si es preciso, son también Adviento. “Deseando te buscaré, buscando te desearé, amando te hallaré y hallándote te amaré” (San Anselmo).

Dios se esconde para que lo busques. Él hiere y venda la herida. A algunos se les revela en el límite del abismo. En todo caso, Dios no deja de amarte. Él contempla tu reacción humilde y humillada.

¡Ven Señor, y no tardes más! Ven con tu luz, e ilumina las tinieblas de los que son tentados en su esperanza.

El Nacimiento

 

104. Como es bien sabido, además de las representaciones del pesebre de Belén, que existían desde la antigüedad en las iglesias, a partir del siglo XIII se difundió la costumbre de preparar pequeños nacimientos en las habitaciones de la casa, sin duda por influencia del "nacimiento" construido en Greccio por San Francisco de Asís, en el año 1223. La preparación de los mismos (en la cual participan especialmente los niños) se convierte en una ocasión para que los miembros de la familia entren en contacto con el misterio de la Navidad, y para que se recojan en un momento de oración o de lectura de las páginas bíblicas referidas al episodio del nacimiento de Jesús.

 

La piedad popular y el espíritu del Adviento

 

105. La piedad popular, a causa de su comprensión intuitiva del misterio cristiano, puede contribuir eficazmente a salvaguardar algunos de los valores del Adviento, amenazados por la costumbre de convertir la preparación a la Navidad en una "operación comercial", llena de propuestas vacías, procedentes de una sociedad consumista.

 

 

La piedad popular percibe que no se puede celebrar el Nacimiento de Señor si no es en un clima de sobriedad y de sencillez alegre, y con una actitud de solidaridad para con los pobres y marginados; la espera del nacimiento del Salvador la hace sensible al valor de la vida y al deber de respetarla y protegerla desde su concepción; intuye también que no se puede celebrar con coherencia el nacimiento del que "salvará a su pueblo de sus pecados" (Mt 1,21) sin un esfuerzo para eliminar de sí el mal del pecado, viviendo en la vigilante espera del que volverá al final de los tiempos.

PRIMERA LECTURA Jer 23, 5-8

Daré a David un vástago legítimo

Lectura del libro de Jeremías.

 

Mirad que llegan días -oráculo del Señor-

en que daré a David un vástago legítimo:

reinará como monarca prudente,

con justicia y derecho en la tierra.

En sus días se salvará Judá,

Israel habitará seguro.

Y le pondrán este nombre:

«El-Señor-nuestra-justicia».

Así que llegan días -oráculo del Señor-

en que ya no se dirá:

«Lo juro por el Señor,

que sacó a los hijos de Israel de Egipto»,

sino: «Lo juro por el Señor,

que sacó a la casa de Israel del país del Norte

y de los países por donde los dispersó,

y los trajo para que habitaran en su propia tierra».

 

Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

EVANGELIO Mt 1, 18-24

Jesús nacerá de María, desposada con José, hijo de David

Lectura del santo Evangelio según san Mateo.

R. Gloria a ti, Señor.

 

La generación de Jesucristo fue de esta manera:

María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.

José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:

«José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados».

Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por medio del profeta:

«Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”».

Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.

 

Palabra del Señor.

R. Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Del Papa Francisco, 22 de diciembre de 2013

 

Este Evangelio nos muestra toda la grandeza del alma de san José. Él estaba siguiendo un buen proyecto de vida, pero Dios reservaba para él otro designio, una misión más grande. José era un hombre que siempre dejaba espacio para escuchar la voz de Dios, profundamente sensible a su secreto querer, un hombre atento a los mensajes que le llegaban desde lo profundo del corazón y desde lo alto. No se obstinó en seguir su proyecto de vida, no permitió que el rencor le envenenase el alma, sino que estuvo disponible para ponerse a disposición de la novedad que se le presentaba de modo desconcertante.

 

Y así, era un hombre bueno. No odiaba, y no permitió que el rencor le envenenase el alma. ¡Cuántas veces a nosotros el odio, la antipatía, el rencor nos envenenan el alma! Y esto hace mal. No permitirlo jamás: él es un ejemplo de esto. Y así, José llegó a ser aún más libre y grande. Aceptándose según el designio del Señor, José se encuentra plenamente a sí mismo, más allá de sí mismo. Esta libertad de renunciar a lo que es suyo, a la posesión de la propia existencia, y esta plena disponibilidad interior a la voluntad de Dios, nos interpelan y nos muestran el camino.

Hemos iniciado la tercera semana del tiempo de Adviento. Este año coincide con las ferias de la octava de preparación a la Navidad. En estos días la liturgia de la Iglesia, por medio de las lecturas bíblicas que propone, nos invitan a profundizar en la comprensión y la vivencia de este gran misterio de fe. En medio del bombardeo publicitario de esta época que promueve una navidad superficial y de consumo. Nosotros como cristianos estamos convocados a entrar en el espíritu de estos días con una actitud más contemplativa.

A estas alturas, no viene mal preguntarnos: ¿Cómo me estoy preparando para esta Navidad? ¿Cómo dispongo mi corazón para la Encarnación de Dios? ¿Me sigue sorprendiendo este Dios que se hace niño, que se revela en la pobreza y pequeñez? ¿Me dejo robar por la efervescencia comercial de estos días la alegría y la paz?

En el evangelio de hoy encontramos los primeros versículos del texto de Mateo. El evangelista nos presenta la genealogía de Jesús, su árbol familiar. Siempre nos resulta peculiar este texto, por su esquema repetitivo y por el elenco de nombres no del todo conocidos. Mas allá de la primera impresión que nos puede dar este relato, por su forma literaria, es fundamental captar el sentido teológico que el autor nos quiere comunicar.

Mateo comienza su evangelio presentándonos la descendencia humana de Jesús. Lo coloca en la línea de descendientes de Abraham hasta llegar a “José, el esposo de María del cual nació Jesús, llamado Cristo” (Mt 1, 16). El evangelista dibuja en esta cadena generacional una breve síntesis de la historia de la salvación que encuentra su plenitud en Jesús-mesías. Uno de los valores teológicos que descubrimos en este texto es la presentación de Jesús como hijo de la humanidad. Descendiente de una historia y una cultura concreta. Con ello se subraya un aspecto fundamental de la Navidad: la encarnación de Dios en nuestra carne.

Otro detalle que llama la atención es que Mateo coloca dentro de la genealogía de Jesús a hombres y mujeres pecadores. El Mesías se encarna en nuestra historia marcada por la fragilidad humana para revestirla con una luz nueva. Con ello también se nos dice que esta buena noticia de salvación que nos trae el Emmanuel tiene un carácter universal. La salvación es para toda la humanidad. Dios no tiene miedo de encarnarse en una historia humana sucia, manchada, oscura.  Jesús entra en nuestra historia por lo débil y lo caído.

Nosotros también formamos parte de esta historia humana santa y pecadora, como aparece en la genealogía de Jesús. De ahí, la invitación para dejar que el Verbo eterno del Padre se encarne en nuestras vidas. Pidamos en este día la gracia de saber asumir nuestra propia condición débil, frágil y pecadora. Solo desde esa experiencia de redención podremos ser portadores de la salvación universal de Dios para contagiar nuestro mundo con nuestra alegría y esperanza.  




«Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa »


Lecturas del San Bartolomé, apóstol

Primera lectura

Lectura del libro del Apocalipsis (21,9b-14)

 

Salmo

Sal 144,10-11.12-13ab.17-18

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (1,45-51)

Desde 16 oct 2011

Free counters!