DÍA 11

 

 

ORACIONES DIARIAS

 

Las siguientes oraciones «deben ser recitadas antes o después de la meditación de cada día, según el texto de cada uno de los días»

 

CORONILLA DE VIRTUDES

 

Nuestra Señora tenía en su mano izquierda una coronilla rosada y dorada y rezaba con la mano derecha. Ella recitaba todas las oraciones muy despacio y reverentemente con mucho amor. En la oración de esta coronilla Nuestra Señora hace una promesa, la promesa de la perseverancia en la oración para el crecimiento de las virtudes: la siembra de las semillas de  santidad por las cuales la gracia será cultivada. Esta coronilla contiene todas las virtudes que Nuestra Señora desea encontrar en nuestras almas.

 

Las gracias contenidas en esta coronilla de oraciones son para guiar y dirigir nuestras almas para lograr estos dones del Cielo. Por medio de estas siete virtudes, nuestra alma vuela a las manos de Dios Padre.

 

«Queridos míos: estas oraciones son para obtener las virtudes. Se empieza con el Credo, luego sigue la Consagración a  Mi Corazón Inmaculado y después el Ángelus. Posteriormente se reza la virtud seguida por el Padre Nuestro, el Gloria al Padre y la oración al Espíritu Santo. Después se recita la siguiente virtud y así se contemplan las siete virtudes: Fe, Esperanza, Caridad, Humildad, Paciencia, Perseverancia y Obediencia. 

 

EL CREDO

 

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue  crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos,  al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a las cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.  Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.

 

 

CONSAGRACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN

 

Oh Señora mía, Oh Madre mía! Yo me entrego del todo a Vos; y en prueba de mi filial afecto, os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como hijo y posesión vuestra.

Amén

 

 

EL ÁNGELUS

 

V. El ángel de Señor anunció a María.

R. Y Ella concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

  

V. He aquí la esclava del Señor. 

R. Hágase en mí según tu palabra.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

 

V. Y el Verbo se hizo carne. 

R. Y habitó entre nosotros.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

 

V. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. 

R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de 

Nuestro  Señor Jesucristo. 

Amén

 

Oremos:

«Infunde Señor tu gracia en nuestros corazones, para que habiendo conocido por la voz del ángel el misterio de la Encarnación de tu hijo, podamos llegar por los méritos de su Pasión y su Cruz a la Gloria de la Resurrección. Por el mismo Cristo Nuestro Señor.

Amén                                

 

CORONILLA DE VIRTUDES

Para pedir:

1-la  virtud de la Fe

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

  

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

 

 

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

Para pedir:

2-La virtud de la Esperanza.-

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

  

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

  

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

 

Para pedir:

3-La virtud de la Caridad.-

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

 

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

  

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

 

Para pedir:

4-La virtud de la Humildad

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

  

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

  

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

Para pedir:

5- la virtud de la paciencia..

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

 

 

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

 

 

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

 

Para pedir:

6- la virtud de la Perseverancia.

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

 

 

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

 

 

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

Para pedir:

7- La virtud de la Obediencia.

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén  

 

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén 

 

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

 

 

«Oh María; transforma mi corazón como el tuyo; colócale alrededor una corona de pureza adornada con virtud; toma mi corazón querida Madre consagrado como tuyo propio; preséntaselo a Dios Padre como una ofrenda de mí para ti. Ayúdame, Oh María, en hacer tu corazón más conocido cada día».  

 

ORACIÓN DE PENTECOSTÉS

 

Mientras se reza esta oración dada por Nuestra Señora que nuestros corazones estén abiertos para reconocer y aceptar los obsequios del Espíritu Santo, y así avancemos  confiadamente en esta batalla por el triunfo del Inmaculado Corazón. Estamos llamados para transformarnos en el reflejo de Cristo, un reflejo del rostro de Dios que será una atracción para todos, para que su gloria sea magnificada a través de nuestras vidas.

 

«Mis queridos hijos: hoy ustedes les traen tanta alegría a mi Jesús. Yo les doy a ustedes una gran bendición de Dios. El desea crear en sus hijos unidad y gloria a Su Nombre.» 

 

Espíritu de Cristo: despiértame; Espíritu de Cristo: muéveme; Espíritu de Cristo: lléname; Espíritu de Cristo: séllame. Oh Padre Celestial, conságrame a tu Corazón y Voluntad; se en mí una fuente de virtudes, sella mi alma como la tuya para que tu reflejo en mí sea una luz que todos vean». 

 

UNDÉCIMO DÍA

 

«Queridos hijos: en estos días les pido que se concentren en su preparación para el tiempo en que sus almas recibirán gracias excepcionales. En la fiesta del día de la consagración, la gracia de Dios Padre caerá sobre ustedes como lluvia del Cielo; entonces recogeré este rebaño escogido y lo juntaré con mis pastores escogidos, únanse en un lazo de unión en nombre de mi triunfo. Sepan, queridos míos, que Yo deposito mi esperanza en ustedes y a ustedes confió mi Corazón, en ustedes descansa la gracia de salvación para la humanidad. Rueguen intensamente por el vicario de mi Hijo; unan su corazón al de El de manera especial; ofrezcan en estos días todos los sufrimientos y alegrías como el sacrificio de ustedes para la consagración por la cual harán su promesa.

 

Entréguense del modo más virtuoso, miren hacia su prójimo antes que a ustedes, Dios Padre ve todo lo que hay dentro de sus almas; Él recompensará el amor y la misericordia con su propio amor, El hará justicia cuando se necesite. Les suplico que junten este poderoso ejército de mi corte por que la batalla nos espera y solamente quedan unos momentos para que comience.

 

Queridos míos, yo soy su Madre, quédense como mis hijos; denme sus corazones porque yo les he dado el mío, confíenme todo lo que son que yo los moldearé en lo que deben ser». Marzo 13 de 1993 

 

Guía: Nuestros corazones son poseídos por la fuerza de esta unión; este es el momento al que Nuestra Señora se refiere como el momento del intercambio. Cuando la consagración es hecha auténticamente con verdadero amor, es imposible que el alma no sea transformada; así es verdad, que cuando una persona le dice a otra que en la consagración su vida fue transformada, realmente manifiesta un cambio verdadero.

 

Esto sucede porque las fuerzas que se hayan reunido en la consagración están en un estado tan perfecto que en el momento intenso de gracia se crea una transformación que tiene lugar con tal magnitud, que no podría ocurrir de otra manera. Dios ha dispuesto que esto suceda solo en este Reino Celestial de la consagración; nosotros comprendemos que es verdaderamente deseo y voluntad de Dios que el alma complete el acto de consagración.

 

Dirección: Hacer llegar el alma hasta la presencia de Dios es el fundamento de la vida espiritual que consiste en tres formas: evitar el pecado, practicar la virtud y la unión con Dios. La presencia de Dios produce estos tres efectos: preserva el alma del pecado, la guía hacia la práctica de la virtud y la mueve para unirse con Dios por medio de un amor sagrado. Para evitar el pecado, no hay mejor manera de resistir la tentación que convencernos que Dios tiene enfocados sus ojos sobre nosotros en cada momento; si nos mantenemos siempre en la presencia de Dios, con la conciencia de que Él lee todos nuestros pensamientos, oye todas nuestras palabras y observa todas nuestras acciones, esto nos preserva de la maldad en nuestros pensamientos, palabras y acciones.

 

El alma que permanece bajo su presencia divina, no busca solamente agradar a los demás, sino que sólo busca agradar a Dios; de este modo la virtud crecerá en el alma. Finalmente, el alma crecerá rápidamente en gracia por medio de la constante unidad con Dios; esta unidad contiene una regla infalible: que el amor aumenta siempre con la presencia del objeto amado. Son estos tres dones los que vienen como la gracia infundida del espíritu Santo en tu consagración.

 

Meditación: ¡Oh Inmaculado Corazón de María!, concédeme que yo te ame durante todo el resto de mi vida y que pueda ser eternamente tuyo, lleva mi corazón ante la presencia de tu hijo para que la llama de mi amor aumente. Ayuda a mi alma en la práctica de la virtud, tráele a mi corazón un abundante deseo de tener la fuerza y el coraje para convertirme en tu presencia dentro del mundo. Moldea mi alma para ser un soldado poderoso en tu corte y para desplegar la gracia de tu triunfo sobre la tierra. Ruego, querida Madre, recibir estos dones infundidos en la venida del Espíritu Santo al momento de mi consagración.

 

«Que se alegren en el desierto, y que la tierra seca reverdezca y se cubra de flores la pradera. Que se llenen de flores como junquillos, que salte y cante de contento» (Isaías 35:1-2)

 

Ven, Espíritu Creador

Ven, Espíritu Creador Ven, Espíritu Creador, visita las almas de tus fieles y llena de la divina gracia los corazones, que Tú mismo creaste. Tú eres nuestro Consolador, don de Dios Altísimo, fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción. Tú derramas sobre nosotros los siete dones; Tu, el dedo de la mano de Dios; Tú, el prometido del Padre; Tú, que pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.  

.  

Enciende con tu luz nuestros sentidos; infunde tu amor en nuestros corazones; y, con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra débil carne. Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto la paz, sé Tú mismo nuestro guía, y puestos bajo tu dirección, evitaremos todo lo nocivo. Por Ti conozcamos al Padre, y también al Hijo; y que en Ti, Espíritu de entrambos, creamos en todo tiempo.

 

Gloria a Dios Padre, y al Hijo que resucitó, y al Espíritu Consolador, por los siglos infinitos. Amén.

 

 V. Envía tu Espíritu y serán creados..

R. Y renovarás la faz de la tierra. 

 

 

 Oh Dios , que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. 

 

Ave maris Stella

 

 

1. Salve Estrella del mar, Santa Madre de Dios y siempre Virgen, feliz Puerta del cielo.

2. Tú que has recibido el saludo de Gabriel, y has cambiado  el nombre de Eva, establecemos en la paz..

3. Rompe las ataduras de los pecadores, da luz a los ciegos, aleja de nosotros los males y alcánzanos todos los bienes.

4. muestra que eres Madre: reciba nuestras súplicas por medio de Ti. Aquél que, naciendo por nosotros, aceptó ser Hijo tuyo.  

5. ¡Oh, Virgen incomparable! ¡Amable como ninguna!. Haz que, libres de nuestras culpas, permanezcamos humildes y castos.

 

6- Danos una vida limpia, prepáranos un camino seguro; para que, viendo a Jesús, nos alegremos eternamente contigo.

 

7. Demos alabanza a Dios Padre, Gloria a Cristo Soberano y también al Santo Espíritu, a los Tres un mismo honor. Amén. 

 

 MAGNIFICAT 

 

 Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

 

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos. Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

 

 

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

 

En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

 


Facebook

Twiiter

WordPress

Youtube



«Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa »


Lecturas del Miércoles de la 15ª semana del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (3,1-6.9-12)

 

Salmo

Sal 102,1-2.3-4.6-7

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-27)

Desde 16 oct 2011

Free counters!