DÍA 9

 

 

ORACIONES DIARIAS

 

Las siguientes oraciones «deben ser recitadas antes o después de la meditación de cada día, según el texto de cada uno de los días»

 

CORONILLA DE VIRTUDES

 

Nuestra Señora tenía en su mano izquierda una coronilla rosada y dorada y rezaba con la mano derecha. Ella recitaba todas las oraciones muy despacio y reverentemente con mucho amor. En la oración de esta coronilla Nuestra Señora hace una promesa, la promesa de la perseverancia en la oración para el crecimiento de las virtudes: la siembra de las semillas de  santidad por las cuales la gracia será cultivada. Esta coronilla contiene todas las virtudes que Nuestra Señora desea encontrar en nuestras almas.

 

Las gracias contenidas en esta coronilla de oraciones son para guiar y dirigir nuestras almas para lograr estos dones del Cielo. Por medio de estas siete virtudes, nuestra alma vuela a las manos de Dios Padre.

 

«Queridos míos: estas oraciones son para obtener las virtudes. Se empieza con el Credo, luego sigue la Consagración a  Mi Corazón Inmaculado y después el Ángelus. Posteriormente se reza la virtud seguida por el Padre Nuestro, el Gloria al Padre y la oración al Espíritu Santo. Después se recita la siguiente virtud y así se contemplan las siete virtudes: Fe, Esperanza, Caridad, Humildad, Paciencia, Perseverancia y Obediencia. 

 

EL CREDO

 

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue  crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos,  al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a las cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.  Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.

 

 

CONSAGRACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN

 

Oh Señora mía, Oh Madre mía! Yo me entrego del todo a Vos; y en prueba de mi filial afecto, os consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro Oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como hijo y posesión vuestra.

Amén

 

 

EL ÁNGELUS

 

V. El ángel de Señor anunció a María.

R. Y Ella concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

  

V. He aquí la esclava del Señor. 

R. Hágase en mí según tu palabra.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

 

V. Y el Verbo se hizo carne. 

R. Y habitó entre nosotros.

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

 

V. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. 

R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de 

Nuestro  Señor Jesucristo. 

Amén

 

Oremos:

«Infunde Señor tu gracia en nuestros corazones, para que habiendo conocido por la voz del ángel el misterio de la Encarnación de tu hijo, podamos llegar por los méritos de su Pasión y su Cruz a la Gloria de la Resurrección. Por el mismo Cristo Nuestro Señor.

Amén                                

 

CORONILLA DE VIRTUDES

Para pedir:

1-la  virtud de la Fe

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

  

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

 

 

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

Para pedir:

2-La virtud de la Esperanza.-

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

  

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

  

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

 

Para pedir:

3-La virtud de la Caridad.-

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

 

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

  

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

 

Para pedir:

4-La virtud de la Humildad

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

  

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

  

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

Para pedir:

5- la virtud de la paciencia..

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

 

 

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

 

 

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

 

Para pedir:

6- la virtud de la Perseverancia.

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén

 

 

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

 

 

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen-

 

Para pedir:

7- La virtud de la Obediencia.

 

PADRENUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén  

 

GLORIA

Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén 

 

Oración al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo, ilumina mi corazón, 

para ver las cosas  que son de Dios; Ven Espíritu Santo, dentro de mi 

mente, para conocer las cosas que son de Dios; Ven Espíritu Santo, 

dentro de mi alma, que yo le pertenezco solamente a Dios; Santifica 

todo lo que yo piense, diga y haga para que todo sea para la gloria de

de Dios Amen- 

 

 

«Oh María; transforma mi corazón como el tuyo; colócale alrededor una corona de pureza adornada con virtud; toma mi corazón querida Madre consagrado como tuyo propio; preséntaselo a Dios Padre como una ofrenda de mí para ti. Ayúdame, Oh María, en hacer tu corazón más conocido cada día».  

 

ORACIÓN DE PENTECOSTÉS

 

Mientras se reza esta oración dada por Nuestra Señora que nuestros corazones estén abiertos para reconocer y aceptar los obsequios del Espíritu Santo, y así avancemos  confiadamente en esta batalla por el triunfo del Inmaculado Corazón. Estamos llamados para transformarnos en el reflejo de Cristo, un reflejo del rostro de Dios que será una atracción para todos, para que su gloria sea magnificada a través de nuestras vidas.

 

«Mis queridos hijos: hoy ustedes les traen tanta alegría a mi Jesús. Yo les doy a ustedes una gran bendición de Dios. El desea crear en sus hijos unidad y gloria a Su Nombre.» 

 

Espíritu de Cristo: despiértame; Espíritu de Cristo: muéveme; Espíritu de Cristo: lléname; Espíritu de Cristo: séllame. Oh Padre Celestial, conságrame a tu Corazón y Voluntad; se en mí una fuente de virtudes, sella mi alma como la tuya para que tu reflejo en mí sea una luz que todos vean». 

 

NOVENO DÍA

 

«Queridos hijos: ¿Cómo se esconden del amor de mi Inmaculado Corazón?, vengo a traerles mi mensaje de paz dentro del mundo. Para ayudarme en esta tarea, deben permitir que yo habite dentro y a través de ustedes en sus consagraciones a mi Inmaculado Corazón; solo de esta manera podrán participar en lo más profundo de mi Triunfo. Cuando mi Corazón sea infundido en los suyos y los suyos se vuelvan míos, ustedes ganarán la victoria de la paz en la tierra.

 

Queridos hijos: les pido una intención en sus oraciones del Rosario; que todos los corazones se abran para responder a mi petición por esta consagración global. Lo que yo deseo más que todo, es estar con ustedes otra vez en este día. El próximo mes vendré con la abundancia de gracias del Espíritu Santo dentro de mi Corazón para prepararlos para el momento de su FIAT». Febrero 14 de 1993

 

Guía: El fundamento para la consagración se encuentra en un deseo magnético, este deseo atrae a Nuestra Señora hacia nosotros y a nosotros hacia Ella; por medio de esta atracción, el fundamento está puesto para continuar la preparación de la consagración. El Espíritu Santo como el esposo de Nuestra Señora, viene del interior del corazón de Ella al nuestro; una vez que Nuestra Señora ha hecho madurar nuestros corazones, el Espíritu Santo vendrá a cosechar ese amor tan santo; porque todavía es a su Hijo a quien Ella lleva en cada corazón Nuestra Señora nos asegura que Ella vendrá a habitar dentro de nuestros corazones, y con Ella viene la chispa del Espíritu Santo para hacer fructífera nuestra consagración.

 

Dirección: La humildad es la base y el guardián de todas las virtudes; el Señor ha prometido escuchar todas nuestras oraciones. Al orgulloso, Él, le oye con oídos sordos y se resiste a sus peticiones; pero con el humilde, Él, es generoso más allá de toda medida; a ellos Él les abre sus manos y les concede todo lo que ellos pidan o deseen. A través de nuestra consagración nosotros ganamos en esta gracia, pero es solo en la humildad como nosotros podemos realizar y disfrutar de nuestra promesa; con el FIAT que haremos vienen los bloques que forman el cimiento del Triunfo de Nuestra Señora dentro de nuestros propios corazones. Humilla tu alma ante el señor y espera de sus manos cualquier cosa que busques.

 

Meditación: ¡Oh Inmaculado Corazón de María!, ten piedad de mí, ilumina mi alma y hazme ser y sentir lo que yo soy y lo que yo merezco. Ayúdame a descubrir que las costumbres del mundo sólo están llenas de tristezas y a encontrar los méritos del Cielo en las profundidades de la humildad. Reina y abogada mía, asísteme para humillar mi corazón y mi alma ante la gloria de Dios, concédeme la gracia de la humildad en el momento de mi consagración para que yo pueda imitar la intensidad de tu propio FIAT.

 

«Porque quiso mirar la condición humilde de su esclava» (Lucas 1:47)

 

Ven, Espíritu Creador

Ven, Espíritu Creador Ven, Espíritu Creador, visita las almas de tus fieles y llena de la divina gracia los corazones, que Tú mismo creaste. Tú eres nuestro Consolador, don de Dios Altísimo, fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción. Tú derramas sobre nosotros los siete dones; Tu, el dedo de la mano de Dios; Tú, el prometido del Padre; Tú, que pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.  

.  

Enciende con tu luz nuestros sentidos; infunde tu amor en nuestros corazones; y, con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra débil carne. Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto la paz, sé Tú mismo nuestro guía, y puestos bajo tu dirección, evitaremos todo lo nocivo. Por Ti conozcamos al Padre, y también al Hijo; y que en Ti, Espíritu de entrambos, creamos en todo tiempo.

 

Gloria a Dios Padre, y al Hijo que resucitó, y al Espíritu Consolador, por los siglos infinitos. Amén.

 

 V. Envía tu Espíritu y serán creados..

R. Y renovarás la faz de la tierra. 

 

 

 Oh Dios , que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. 

 

Ave maris Stella

 

1. Salve Estrella del mar, Santa Madre de Dios y siempre Virgen, feliz Puerta del cielo.

 

 2. Tú que has recibido el saludo de Gabriel, y has cambiado el nombre de Eva, establécenos en la paz. 

 

3. Rompe las ataduras de los pecadores, da luz a los ciegos, aleja de nosotros los males y alcánzanos todos los bienes.

 

4. Muestra que eres Madre: reciba nuestras súplicas por medio de Ti, Aquél que, naciendo por nosotros, aceptó ser Hijo tuyo.

 

5. ¡Oh, Virgen incomparable! ¡Amable como ninguna! Haz que, libres de nuestras culpas, permanezcamos humildes y castos.

 

6. Danos una vida limpia, prepáranos un camino seguro; para que, viendo a Jesús, nos alegremos eternamente contigo. 

 

7. Demos alabanza a Dios Padre, Gloria a Cristo Soberano y también al Santo Espíritu, a los Tres un mismo honor. Amén.

 

 

MAGNIFICAT

 

 

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

 

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos. Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

 

 

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

 

En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo.

Amén.