33 DÍAS MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

MEDITANDO CON SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 1 
† ORACIÓN INICIAL 

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro!  Ruega a Jesús por mí.


En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 

La Virgen del Perpetuo Socorro es una
advocación mariana . La imagen original es un icono procedente de Creta y venerado en
Roma en la iglesia de los Agustinos , a finales del siglo XV, y desde 1866 en la iglesia de la ciudad romana de San Pedro.

† MEDITACIÓN

¿Cuántas veces hemos estado frente a una advocación mariana y difícilmente dedicamos unos minutos a contemplar los misterios que en ella se encierran, (colores, trazos, orientación, simbolismos, etc.) Debemos adentrarnos en nuestras imágenes para asi trascender a un plano celestial y poder conectarnos con nuestro Salvador.

† ACTIVIDAD DEL DÍA 

Hoy contemplaré la imagen de la Santisma virgen del Perpetuo Socorro, observaré con cuidado cada detalle que llame mi atención y si al contemplar la imagen me surgen preguntas, las anotaré para responderlas durante estos 33 dias en los que estaré conociendo a Nuestra Santa Maria del Perpetuo Socorro.

† ORACIÓN FINAL
Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 2 
† ORACIÓN INICIAL 
¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.
En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 

La datación del icono es difícil de precisar. Unos los sitúan entre los siglos X y XI, y otros a comienzos del siglo XV. Su festividad se celebra el 27 de junio .

† MEDITACIÓN 
Nos encontramos a 32 dias de la fiesta de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y durante estos días conoceremos el mensaje que Nuestra Madre Santísima nos quiere expresar, a través de su advocación de Perpetuo Socorro, una advocación que siempre esta dispuesta a socorrernos, siempre unidos a Jesús.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy pensaré que es lo que desearía regalarle a Santa Maria del Perpetuo Socorro el próximo 27 de Junio, día de su fiesta, puede ser uuna jaculatoria, una confesión, un Rosario, etc, etc.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

33 DÍAS MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Día 3 
† ORACIÓN INICIAL 

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro!  Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

El icono original está en el altar mayor de la iglesia de San Alfonso, muy cerca de la
Basílica de Santa María la Mayor en Roma. El icono de la Virgen está pintado sobre madera, de 21 por 17 pulgadas

† MEDITACIÓN

¡Perpetuo Socorro quiso que la llamaramos! y nos muestra su protección sosteniendo la mano de su amado Hijo, hermanos acudamos a la protección de Santa Maria del Perpetuo Socorro y sostengamonos de su mano ante cualquier inquietud como el mismo Salvador lo hizo, refugiandose en las manos de su Santisima Madre.

† ACTIVIDAD DEL DIA

Hoy le suplicaré a Santa Maria del Perpetuo Socorro que tome mi mano y no me suelte y que me permita concluir estos 33 dias que estaré meditando con ella porque la amo y deseo conocerla en esta advocación

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 4 
† ORACIÓN INICIAL 

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.


En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
La imagen de Santa Maria del Perpetuo Socorro muestra a María con el Niño Jesús. El Niño observa a dos ángeles que le muestran los instrumentos de su futura Pasión

† MEDITACIÓN

No podemos separar a la Madre del Hijo, Santa Maria siempre nos presenta a su Hijo en su vientre, en sus brazos y es así como nos muestra que Cristo siempre debe ir con nosotros, y al tenerlo en nuestros Corazones, también la tendremos a ella.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

A lo largo del día colocaré en mi pensamiento la imagen de Santa Maria con el Niño Jesús en brazos, e imaginaré con cuanto amor miraba a su Hijo y miraré con ese mismo amor a quien lo necesite, puede ser en casa, en la escuela, en la calle o en el lugar donde me encuentre buscaré quien necesite una mirada de amor y se la daré.

† ORACIÓN FINAL
Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 5

† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

El Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro nos recuerda la Maternidad Divina de la Virgen y su cuidado por Jesús desde su concepción hasta su muerte.

† MEDITACIÓN

Situémonos cuando Jesús era un niño de tres años, pensemos en Maria, en su sonrisa al ver a su Hijo correr, saltar diciéndole "mamá" ¡Que alegría debió haber sentido Santa Maria al convertirse en Madre! Nosotros también alegrémonos porque somos sus hijos.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Acudiré a una Iglesia que este dedicada a Santa Maria del Perpetuo Socorro o donde se venere una imagen de esta advocación y le platicaré que deseo conocerla más en su advocación de Perpetuo Socorro, le diré que soy muy feliz porque la tengo como Madre.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 6 
† ORACIÓN INICIAL 
En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

El origen de la devoción de la Virgen del Perpetuo Socorro inicia cuando un mercader sustrajo el icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de una Iglesia, lo escondió entre su equipaje y se embarcó rumbo a otras tierras. Durante la travesía sobrevino una gran tempestad y los pasajeros se encomendaron a Dios y a la Virgen que llevaba el mercader.
La leyenda cuenta que el mar recuperó su calma y los pasajeros arribaron a puerto seguro.

† MEDITACIÓN

Santa Maria, cuida a su hijo, lo protege, le brinda su socorro, siendo que a quien cuida es el mismo Dios ¿Entonces que no hará por nosotros, sus hijos mas pequeños? Recurramos a Santa Maria del Perpetuo Socorro y pidamosle que así como lo hizo con su Hijo Amado a nosotros también nos resguarde.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

A diferencia del mercader que escondió en su equipaje a Santa Maria del Perpetuo Socorro, nosotros la llevaremos en nuestro corazón y nos embarcaremos a vivir una vida que este regida por Cristo y si hubiera una tempestad en mi vida, el dia de hoy pediré a la Virgen su socorro.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 7 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Al llegar el mercader a Roma le mostró el cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro a un amigo. Tiempo despues el mercader se enfermó de gravedad. Al sentir cercana la muerte, desde su lecho llamó al mismo amigo y le rogó que le prometiera que se encargaría de colocar la pintura de la Virgen en una iglesia ilustre para que fuera venerada públicamente. El amigo no cumplió la promesa por complacer a su esposa que se había encariñado con la imagen,

† MEDITACIÓN 
El Evangelio nos dice que no se enciende una lámpara para colocarla debajo de una mesa, de igual forma quien se ha encontrado con Santa Maria del Perpetuo Socorro deberá llevarla a aquellos hogares que necesitan paz y socorro para alumbrar a los demás.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy le hablaré a alguien de la Virgen del Perpetuo Socorro e invitaré a esa persona a que como yo comience a conocerla y asi llegue a Jesús por ella.

† ORACIÓN FINAL 
Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 8 
† ORACIÓN INICIAL 

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Nuestra Señora se le apareció al hombre que no cumplio la promesa de colocar a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en una Iglesia en tres ocasiones, diciéndole que debía poner la pintura en una iglesia. El hombre discutió varias veces con su esposa para cumplir con la Virgen, pero la esposa del hombre se salió con la suya burlándose de él, diciéndole que alucinaba. Un día, después de la muerte del hombre, la hijita de la familia, de seis años, vino hacia su madre apresurada con la noticia de que una hermosa y resplandeciente Señora se le había aparecido.

† MEDITACIÓN 
Hoy Santa Maria del Perpetuo Socorro nos habla y nos seguirá hablando pidiéndonos que la coloquemos en un lugar digno, ella quiere estar en nuestros corazones, ¡vamos escuchala obedecerla y colócala en un altar en tu corazón!

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy respondamosle a la Virgen, ¿Que respuesta le darás? Ella te pide un lugar digno en tu corazón, dile con toda confianza que entre y tome su lugar porque ahí se quedará por siempre.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 9 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

9/33.....La Virgen del Perpetuo Socorro le había dicho a la niñita de la familia que le dijera a su madre que Nuestra Señora del Perpetuo Socorro deseaba ser puesta en una iglesia.
La mamá de la niñita prometió obedecer a Nuestra Señora; pero su vecina ridiculizó todo lo ocurrido e intentó convencerla de que se quedara con el cuadro, animándola a no hacer caso de sueños y visiones. En cuanto terminó de decir esto, comenzó a sufrir dolores tan terribles, que creyó que moriría allí mismo. Entonces invocó a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro pidiendo perdón y ayuda, tocó la pintura con un corazón contrito, la Virgen escuchó su oración y fue sanada instantáneamente. Después de esto le pedía a su vecina que obedeciera a Nuestra Señora de una vez por todas.

† MEDITACIÓN 
Hoy Santa Maria del Perpetuo Socorro nos habla a cada uno y nos dice ¡acercate! Y por su gloriosa intercesión quedaremos sanados, recurramos a su protección y socorro para que nos muestre el camino para llegar a Jesús, ¡cuantas veces Jesús habrá recurrido a los brazos de Mamá Maria!. No tengas miedo y hazlo tu también.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy le pediré perdón a la Virgen por mi falta de confianza en ella por no recurrir a su socorro para llegar a Jesús y le ofreceré una oración como caricia por todos los momentos que he provocado su tristeza

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme! 
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 10 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Con la intención de cumplir, ahora sí, con el mandato de Nuestra Señora, la viuda se preguntaba en qué iglesia debería poner la pintura, cuando volvió a aparecérsele la Virgen a su hija y le dijo que quería que la pintura fuera colocada en la iglesia que queda entre la Basílica de Santa María la Mayor y la de San Juan de Letrán. Esa iglesia romana era la de San Mateo Apóstol.
Los monjes Agustinos, encargados de dicho templo, después de investigar todos los milagros y circunstancias relacionadas con la imagen, dispusieron que fuera llevada a la iglesia en procesión solemne

† MEDITACIÓN 
Todos los días a cada momento Dios nos habla de diversas maneras, una de ella es a través de su Santísima Madre, seamos dóciles para escuchar lo que el Señor quiere decir en voz de su Santísima Madre.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy estaré atento a la voz de Maria, estaré alerta para encontrar el cariño de la Virgen hacia mi, tal vez en una flor preciosa, en un bello atardecer, en la brisa de la lluvia, en el calor del hogar, en una rica comida o en el beso de quien amo y en mi corazón le responderé yo también te quiero Maria Santísima

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

 

MEDITANDO CON SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 11 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
Durante la procesión para colocar el cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en una Iglesia tal como ella lo había pedido un hombre tocó la pintura y le fue devuelto el uso de su brazo que tenía paralizado. Colocaron la pintura sobre el altar mayor de la iglesia, en donde permaneció casi trescientos años. Amada y venerada por todos los fieles de Roma, sirvió como medio de incontables milagros, curaciones y gracias.
En 1798, Napoleón y su ejército destruyó treinta iglesias, entre ellas la de San Mateo, que quedó completamente arrasada. Junto con la iglesia, se perdieron muchas reliquias y estatuas venerables. Uno de los Padres Agustinos, justo a tiempo, logró poner a salvo el cuadro.
La imagen permaneció sesenta y cuatro años, casi olvidada, en una pequeña capilla de los Padres Agustinos hasta que, a instancias del Papa Pio IX, se trasladó en entusiasta y multitudinaria procesión solemne a la iglesia de San Alfonso, construida por los Padres Redentoristas sobre lo que había sido la iglesia de San Mateo, atendiéndose así el deseo de Nuestra Señora de que esta imagen suya del Perpetuo Socorro fuera venerada entre la Iglesia de Santa María la Mayor y la de San Juan de Letrán. Y allí se encuentra hasta el día de hoy.

† MEDITACIÓN

La vida de un ser humano pasa por varios momentos buenos y malos, cualquiera de estos momentos deberian aumentar la fe, Hoy Santa Maria del Perpetuo Socorro nos recuerda que siempre estará a nuestro lado, solo nos pide que no la olvidemos y sigamos adelante tomados de su mano porque ella guiará el camino.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Le agradeceré a la Virgen porque me está permitiendo conocerla en este momento de mi vida, le agradeceré por mostrarse en esta advocación por la cual esta llegando a mí.

† ORACIÓN FINAL
Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme! 
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 12 
† ORACIÓN INICIAL 

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

La imagen o icono original del Perpetuo está sobre un fondo de oro donde destacan cuatro figuras. En el centro, llenándolo todo como protagonistas, la Virgen María y el Niño Jesús; y en un lejano segundo plano, los dos arcángeles Miguel y Gabriel con los instrumentos de la Pasión.

† MEDITACIÓN

EL Arcangel Gabriel unido siempre a Jesús y a Maria, en esta advocación anunciandole a Jesús su muerte y a Maria el dolor que pasaria, pero confortandola seguramente con las mismas palabras que utilizo en la anunciación: "No temas Maria, porque has encontrado el favor de Dios".

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Aun en los momentos más difíciles Dios envía a su mensajero para decirnos: "no temas". Hoy pidamosle a los Arcangeles Miguel y Gabriel que intercedan por mi ante Dios, les pediré su intercesión para que en nombre de Dios vayan conmigo en los momentos dificiles.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 13 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Cada personaje está identificado por una inscripción griega en abreviatura.

La Virgen es mostrada sólo de medio cuerpo y de pie. Viste una túnica de color rojo abrochada en el cuello y un manto azul marino que la cubre desde la cabeza.

† MEDITACIÓN 
La Virgen es mostrada de pie, pronta al socorro de quien se lo pide, dispuesta y atenta al servicio de Dios y a la invocación del hombre, tengamos la confianza de solicitar su protección, ella está alerta al cuidado que le pide su Hijo y en espera del llamado de nosotros.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy al igual que la Virgen estaré atento al llamado de quien lo necesite, estaré al pendiente a las necesidades de los demás y ofreceré mi ayuda.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 14 
† ORACIÓN INICIAL 

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
Continuamos con la descripción del icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. 
Bajo el manto de la Santísima Virgen apunta una cofia de color verde mar, que recoge y oculta sus cabellos. Tiene sobre la frente dos estrellas. Las coronas de oro y pedrería del Niño y de la Madre son regalos del Vaticano para su coronación

† MEDITACIÓN

¡Oh Virgen Santa todas las estrellas del firmamento son tuyas, Dios las ha creado para ti

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy rezaré el Santisimo Rosario con la intención de coronar a la Virgen de flores que sean dignas de celestial belleza.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

*MEDITANDO CON SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO*
*DIA 15*
† *ORACIÓN INICIAL*

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† *CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO*

En la Iconografía de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro podemos ver que El Niño Jesús descansa sobre el brazo izquierdo de su Madre y se agarra con ambas manos a la mano derecha de María, buscando protección, al contemplar los instrumentos de la Pasión que le aguarda. Su figura es de cuerpo entero,

† *MEDITACIÓN*

Mientras Santa Maria del Perpetuo Socorro le brinda protección a su Hijo, a todos nosotros nos muestra señalándonos con su bendita mano de la cual se sostiene Jesús que El es el camino, en esta advocación también están inmersas aquellas palabras: " Hagan lo que El les diga"

† *ACTIVIDAD DEL DÍA*

Hoy prestaré especial atención a la compañia de Santa Maria, la sentiré junto a mi y constantemente le preguntaré sobre mis acciones: ¿te gusta asi Madre?, ¿lo estoy haciendo bien?, ¿cómo deseas que lo realice?

† *ORACIÓN FINAL*

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO
DÍA 16
† ORACIÓN INICIAL

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO

En la pintura de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, el Niño está vestido con túnica verde, ceñida con faja roja y de su hombro derecho cuelga un manto de color rojizo marrón.Tiene entrecruzadas las piernas y lleva los pies calzados con simples sandalias, con la peculiaridad que la del pie derecho queda suelta y colgando.† MEDITACIÓN

El Niño ha corrido a buscar el auxilio de Su Madre, sin embargo la mirada de ella está fija a nosotros invitandonos tambien a correr a su protección, es así como queremos vivir siempre, mirados por Santa Maria y Dios cerca de ella. "A Jesús por Maria".

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy leeré un versículo de la Biblia de preferencia aquellos que mencionen la estrecha relación de Santa Maria con Jesús y meditaré que tan cerca estoy de ella.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 17 
† ORACIÓN INICIAL 

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Si observamos con atención la Imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro podemos ver que los instrumentos que presenta el Arcángel Gabriel son la cruz de doble travesaño y los clavos. El Arcángel Miguel lleva la lanza y la esponja. Ambos arcángeles ocultan sus manos con un paño, los angeles se muestran en adoración.

† MEDITACIÓN

¡Cuanto sufrimiento debió sentir Santa Maria al presenciar este momento!, recordando y preparándose para lo que mas tarde podría vivir, sin embargo se mantiene de pie guardando todo en su corazón y ella también llenándose de fortaleza de la mano de su Dios.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy reconfortaré el corazón afligido de Santa Maria y repetiré varias veces al dia: ¡Alegrate porque Cristo a quien llevaste en tu seno ha resucitado, Aleluya!

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

 

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 18 
† ORACIÓN INICIAL 

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

En la Imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro podemos ver los abundantes pliegues y sombreados de las vestiduras del Niño y la Virgen que van marcados en color oro.

Las abreviaturas griegas que están escritas sobre el icono significan:

MP-ΘΥ ( Μήτηρ Θεού , Madre de Dios en idioma español, inscripción que se halla en la parte superior del cuadro);

OAM (Ο Αρχάγγελος Μιχαήλ, El Arcángel Miguel, inscripción en el lado superior izquierdo);

OAΓ (Ο αρχάγγελος Γαβριήλ , El Arcángel Gabriel , inscripción en el lado superior derecho);

Iς-Xς ( Ἰησοῦς Χριστός , Jesús Cristo, al lado del Jesús Niño), respectivamente.

† MEDITACIÓN 
El color oro es simbolo de gloria y resurrección, el fondo dorado en el que se presenta Nuestra señora del Perpetuo Socorro nos permite reflexionar que el anuncio de la Pasión que presentan los ángeles es momentaneo y lo que perdura es la Resurrección.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Reflexionaré sobre aquello que se encuentra muerto en mi y que necesita resucitar: ( mi paciencia, mis muestras de cariño, mi caridad, mi fe, etc, etc.) Y le diré a Cristo que yo también quiero resucitar con El para que Maria Santisima se alegre.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 19 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

También a Santa María del Perpetuo Socorro se le conoce como Virgen de la Pasión.
El Niño, en su condición de hombre mortal, se asusta y se estremece y en un brusco movimiento busca socorro en los brazos de su Madre, a cuya mano se aferra con fuerza.

† MEDITACIÓN

El Niño muestra su doble condición, verdadero Dios y verdadero Hombre, es Dios en su mirada serena y madura que acepta el anuncio del dolor, es Hombre al recurrir a la protección de Santa Maria, en este cuadro Jesús nos da un mandato claro, aceptar con serenidad la voluntad del Padre, siempre pidiendo la protección de Nuestra Madre del cielo.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Me sumergiré en Jesús Niño, trataré de situarme en su época y en sus sentimientos de Niño y le rogare que haga de mi un niño como El, que confía en la voluntad de Dios y en el auxilio de su Madre.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme! 
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 20 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

La imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro muestra el susto y el movimiento brusco del Niño que están expresados por la contorsión de piernas, el repliegue del manto y la sandalia desprendida.
El icono representa la realidad teológica completa de la Redención por la Pasión.

† MEDITACIÓN

Y Maria guardaba todas estas cosas en Su Corazón, ¡Que palabras tan hermosas debio tener Santa Maria para consolar a su Hijo, que dulcisimas palabras debieron salir de sus benditos labios para desaparecer el miedo del mismo Dios indefenso hecho niño.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

A semejanza de Santa Maria buscaré una palabra linda para decirla a quienes estan cerca de mi, puedo comenzar por saludar, pedir las cosas por favor y dar gracias o resaltar una cualidad de quienes me rodean.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 21

† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Los instrumentos de la Pasión que vemos en el Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, no son presagio de dolor y muerte, al aparecer en las manos de los arcángeles son trofeo y símbolo de victoria lograda.

† MEDITACIÓN

¡Cuanta fortaleza y resignación hubo en el Corazón de Santa Maria! para ver a traves de los Arcangeles los instrumentos que lastimarian el cuerpo de su Hijo y años más tarde estar de pie en la Cruz, mirando con amor todo aquello que le ha hecho daño a su Hijo pero que en realidad ha sido un regalo de salvación para todos los tiempos.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy meditare sobre las veces que me he quedado al pie de la Cruz cuando Jesús más me necesita ¿o es que huyo atemorizado/a? Y le hablaré de Dios a una persona sin importarme los comentarios negativos de los demás.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 22
ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Santa Maria del Perpetuo Socorro es Patrona de los Padres redentoristas y en España se le conoce como Patrona de los médicos, se cree que la pintura reproduce la realizada por San Lucas Evangelista hace 2000 años

† MEDITACIÓN

Ahora que conozco un poco más esta advocación quiero decirle a la Santisima Virgen que la amo más porque me he sumergido en su dolor por su Hijo y en su amor por nosotros.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Nuevamente observaré una imagen de la advocación del Perpetuo Socorro pero ahora comprendiendo cada signo que se muestra y le ofreceré una jaculatoria para aliviar el dolor que sintió La Santisima virgen cuando los Arcangeles le mostraron a su amado Hijo los Instrumentos de la Pasión.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 23
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Los dos Arcángeles que vemos en la Imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (Como en el arca santa, los querubines mirándose). Son de tamaño reducido para indicar que la protección de María la necesitamos todos.
San Miguel ostenta tres fajas doradas: en el antebrazo por ser jefe de la milicia celestial

† MEDITACIÓN

A Santa Maria en esta advocación la podemos encontrar como Madre, protectora, intermediaria, consoladora, refugio, socorro, Reina, auxilio, etc, etc. Por ello sobresale en la pintura, ya que el autor quiso enfatizar la gran protección de la Virgen.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Hoy platicaré con la Virgen y le diré lo que significa para mi.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 24 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Continuamos observando los detalles de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.
La aureola en la cabeza del niño: simboliza divinidad.
El fondo dorado, Es el símbolo del cielo, donde Jesús y María están ahora entronizados. El oro también brilla a través de sus ropas, mostrando así la felicidad celestial que puede traer a los cansados corazones humanos.

† MEDITACIÓN

El dolor nos lleva a la alegría, el dolor nos conduce a la Resurrección, es necesario pasar de la muerte a la vida y pareciera que en el Icono de la Virgen del Perpetuo Socorro el miedo y el dolor del anuncio de la pasión es lo que abunda, sin embargo al contemplar al Niño y a su Madre nos da la alegria que despues de la Cruz hay vida.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Los dolores fisicos o espirituales que existan en mi vida los aceptaré con el amor con que Santa Maria aceptó los suyos y me alegraré porque confiaré en que lo malo pasará y llegará la gloria de la Resurrección.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

 

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 25 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO

El velo-manto de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es de color púrpura, signo de la divinidad a la que ella se ha unido. excepcionalmente, mientras que el traje es azul, indicación de su humanidad.
Túnica purpura: Los colores que llevaban la vírgenes en los tiempos de Cristo
Simboliza la realeza, puesto que en el imperio bizantino, dicho color era exclusivo de la emperatriz

† MEDITACIÓN

Maria REINA de los Ángeles, de los Patriarcas, de los profetas, de los Apóstoles, de los Martires, de los confesores, de las Virgenes, de todos los santos Reina de mi vida, ¡Oh Santa Maria del Perpetuo Socorro, intercede ante Tu Hijo amado para que yo pueda disfrutar de Su Reino y seas Tu celestial Reina quien me lleve ante el Rey.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Meditaré la letanía del Santo Rosario y analizaré si conozco el significado de cada frase que repito y lo que significa en mi vida, si alguna frase de la letanía desconozco, la investigaré para vivir intensamente el Santo Rosario.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 26 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO

El manto de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es azul oscuro, es del color que usaban las madres en Palestina. María es: Virgen y Madre.
El manto azul: símbolo de la maternidad y el velo verde privilegio de las vírgenes.

† MEDITACIÓN

¡Creo verdaderamente que Santa Maria es la Siempre Virgen, Madre de Dios, creo en su Inmaculada Concepción y en su Gloriosa Asunción. ¡Hoy escucho las palabras de Cristo en la Cruz! ¡Mujer ahi tienes a tu hijo! Asi es Madre mia, aqui me tienes y al igual que San Juan te llevó a vivir a su casa despues del encargo de Cristo, asi yo tambien amada Madre te llevare a vivir en mi corazón.

† ACTIVIDAD DEL DIA

Reflexionaré sobre los cuatro dogmas marianos ( Maternidad Divina, Inmaculada Concepción, Perpetua Virginidad, Asunción de Maria) y me comprometeré ante la Santisima Virgen a defender estos dogmas.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

 

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 27 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

En la Imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Nuestro Señor viste: túnica verde ceñida de púrpura y el manto de color café, tiene rostro adolescente, para indicar que la protección de María la necesitamos todos.
Está vestido como solían hacerlo en la antigüedad los nobles y filósofos: túnica ceñida por un cinturón y manto echado al hombro.

† MEDITACIÓN

El mismo Dios creador de todo, es generoso y nos comparte a lo que más ama, Su Madre, es el mismo Dios quien nos enseña con un breve gesto, a quien debemos recurrir en momentos de miedo.

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Cada vez que me encuentre en un momento de angustia, desesperación o miedo, recordaré a Santa Maria del Perpetuo Socorro pero sobre todo al Niño Jesús que me dice: "Refugiate en Mi Madre, como yo lo hice".

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 28 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO

En el icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socoro, la boca de María es pequeña para significar un recogimiento silencioso. Ella habla poco, todo lo guarda en Su Corazón.
Los ojos de María son grandes para todos nuestros problemas. Están vueltos siempre hacia nosotros.

† MEDITACIÓN

Nuestra Madre Santisima guardaba todo en su corazón, Dios ha puesto su mirada en ella, Dios también ha puesto la mirada sobre nosotros ¿somos lo suficientemente agradecidos?.

† ACTIVIDAD DEL DIA

Reflexionaré sobre los dones que Dios me ha dado y le agradeceré de la mejor forma: celebrando y viviendo intensamente la Sagrada Eucarístia.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 29 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO

El Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro nos muestra que Jesús ha visto parte de su destino, el sufrimiento y la muerte que le aguardan. A pesar de que es Dios, él es humano también y tiene miedo de este futuro aterrador. Se ha dirigido a su madre, que tiene cerca de Él en este momento de pánico, de la misma manera que estará cerca de Él durante toda su vida y la muerte.

† MEDITACIÓN

Maria protegio a su niño en aquel momento de sufrimiento de la misma manera que ahora protege a la Santa Iglesia, ella como una buena Madre sabe los momentos dificiles que han pasado y que vendran para cada uno de sus hijos, sin embargo nos invita a permanecer de pie, porque asi como lo hizo con Jesús, asi permanecera con nosotros hasta el fin.

† ACTIVIDAD DEL DIA

Mirar a los ojos a Santa Maria del Perpetuo Socorro, perderme en su mirada y agradecerle por lo que he vivido, vivo y viviré con la confianza de que ella estará de pie a mi lado en cualquier momento.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

 

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 30 
† ORACIÓN INICIAL

En el nombre del Padre del Hijo y del Espirítu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARIA DEL PERPETUO SOCORRO

Santa Maria del Perpetuo Socorro nos hace parte de su Icono.

Observemos que Su mano no se cierra en un apretón al Niño Jesús, sino que permanece abierta, invitándonos a poner las manos entre las suyas y unirnos a Jesús.

† MEDITACIÓN

¡Que manos tan hermosas y benditas debio tener Santa Maria! ¡Cuantas veces esas manos acariciarian el rostro de Jesús! Y son esas mismas manos las que nos invitan a resguardarnos en ellas, porque en las manos de Maria no hay pecado. ¡Señora acariciame como acariciabas a Jesús!

† ACTIVIDAD DEL DIA

Contemplaré a Santa Maria del Perpetuo Socorro ( Su rostro, manos, etc. Y me adentrare a lo que sentia Jesús cuando miraba a su Madre)

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 31 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

Con el Icono de Perpetuo Socorro Nuestra Señora nos dice que debemos correr a ella tan rápido como lo hizo Jesús, tan rápido que ni siquiera pensar en lo que llevamos, sólo correr para llegar allí.

† MEDITACIÓN

Ha pasado un mes en el que hemos conocido a Santa Maria del Perpetuo Socorro, es momento de reflexionar sobre cuantas veces en este mes corrí a sus brazos para protegerme igual que lo hizo el Niño Dios.

† ACTIVIDAD DEL DIA

Elaborare una breve oración a la Santisima Virgen del Perpetuo Socorro con mis propias palabras donde le exprese todo el amor que siento por ella.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 32 
† ORACIÓN INICIAL

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Ruega a Jesús por mí.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

¡Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi Madre, mi refugio y mi vida. Amén.

† CONOCIENDO A SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO

La Virgen del Perpetuo Socorro es patrona de numerosos lugares e instituciones. Es la patrona de Haití .
En 1883 una terrible epidemia de viruela azotaba el país. Los devotos acudieron a la Virgen y le hicieron una novena. La epidemia cesó milagrosamente y se decidió nombrarla patrona del país.

† MEDITACIÓN

¡Oh Virgen Santa, Madre de Dios!, con mi oración quiero apoyarme de tus benditas manos asi como lo hizo mi Divino Jesús, quiero amarte cada dia más hasta encontrarme contigo en el Reino de Dios y así perderme en tu mirada bendita que tantas veces contemplo Dios creador de todo, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Ruega por nosotros

† ACTIVIDAD DEL DÍA

Compartiré con el mayor numero de personas que me sea posible la oración que acabamos de leer como muestra de amor a Santa Maria del Perpetuo Socorro.

† ORACIÓN FINAL

Por Tu gozo dulcísimo cuando por vez primera se miró Jesús en Tus Ojos y te dio el nombre dulcísimo de Madre. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, óyeme!
se reza 1 Ave Maria

MEDITANDO CON SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO 
DÍA 34 
*FESTIVIDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO
(27 DE JUNIO)*
† ORACIÓN INICIAL

Oración Virgen del Perpetuo Socorro
¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza quisiste que te llamáramos Madre del Perpetuo Socorro!
Te suplico me socorras en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y, sobre todo, en el trance de la muerte.
Concédeme, ¡oh amorosa Madre, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Ti; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocarte, Tú serás fiel en socorrerme.
Alcánzame, pues la gracia de acudir a Ti sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga tu perpetuo socorro y la perseverancia final.
Bendíceme y ruega por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.
¡Oh Madre del Perpetuo Socorro!
Ruega a Jesús por mí.

† ACTIVIDAD DEL DIA

Leeré ante una imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de preferencia en un templo que este dedicado a esta advocación las palabras que prepare para ella el día de ayer.

Participaré en la Celebración Eucaristica correspondiente a la festividad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

† ORACIÓN FINAL

Regalarle a Santa Maria el rezo de un Rosario antes de concluir este dia.


Facebook

Twiiter

WordPress

Youtube



«Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa »


Lecturas del Miércoles de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (16,1-5.9-15)

 

Salmo

Sal 77,18-19.23-24.25-26.27-28

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9)

Desde 16 oct 2011

Free counters!