Día 8

Dia 8 de Noviembre

 

ORACIÓN 

 

¡Oh! María, durante los bellos meses que te están consagrados, todo resuena con tu nombre y alabanza. Tu santuario resplandece con nuevo brillo y nuestras manos te han elevado un trono de gracia y de amor, desde donde presides nuestras fiestas y escuchas nuestras oraciones y votos.

Para honr

arte, hemos esparcido frescas flores a tus pies y adornado tu frente con guirnaldas y coronas. Mas, ¡oh María!, no te das por satisfecha con estos homenajes. Hay flores cuya frescura y lozanía jamás pasan y coronas que no se marchitan. Éstas son las que esperas de tus hijos, porque el más hermoso adorno de una madre es la piedad de sus hijos, y la más bella corona que pueden depositar a sus pies, es la de sus virtudes.

 

Sí, los lirios que Tú nos pides son la inocencia de nuestros corazones. Nos esforzaremos pues, durante el curso de estos meses consagrados a tu gloria, ¡oh Virgen Santa!, en conservar nuestras almas puras y sin mancha, y en separar de nuestros pensamientos, deseos y miradas, aún la sombra misma del mal.

La rosa, cuyo brillo agrada a tus ojos, es la caridad, el amor a Dios y a nuestros hermanos. Nos amaremos pues, los unos a los otros, como hijos de una misma familia, cuya Madre eres, viviendo todos en la dulzura de una concordia fraternal. En estos meses benditos procuraremos cultivar en nuestros corazones la humildad, modesta flor que te es tan querida y, con tu auxilio, llegaremos a ser puros humildes, caritativos, pacientes y esperanzados.

 

¡Oh María!, haz producir en el fondo de nuestros corazones todas estas amables virtudes. Que ellas broten, florezcan y den al fin frutos de gracia, para poder ser algún día dignos hijos de la más santa y de la mejor de las madres.Amén 

TEXTO BIBLICO: 

 

“Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su hijo nacido de mujer,nacido bajo la ley,para rescatar a los que se hallaban bajo la ley y para que recibiéramos la filiación "

Palabra de Dios Te alabamos Señor   

 

 

 

MEDITACIÓN : 

 

“En el contexto de esta bondad divina Jesús se regocija,porque el Padre ha decidido amar a los hombres con el mismo amor que El tiene para el hijo .Ademas Lucas nos recuerda el jubilo similar de Maria; "Mi alma glorifica al Señor,y mi espíritu en Dios mi Salvador " 

Se trata de la buena noticia que conduce a la salvación por excelencia,encuentra a Isabel y cantando el Magnificat,exulta de gozo en el Espíritu Santo. Jesús al ver el éxito de la misión de sus discípulos y por tanto su alegría,se regocija en el Espíritu Santo y se dirige a su padre en oración.En ambos casos se trata de una alegría por la salvación que se realiza, porque el amor con que el padre ama al hijo llega hasta nosotros, y por obra del Espíritu Santo nos envuelve,nos hace entrar en la vida de la trinidad "       

 

 

PETICIÓN:

 

Maria madre nuestra ,en este primer día de tu mes, te pedimos para que sintamos la gracia de Dios, de ser hijos amados y protegidos por un Padre que se entrega sin limites . 

 

Con María, roguemos al Señor. / Escúchanos, Señor, te rogamos. 

 

"la Virgen nos pide que nuestros pies se muevan mucho, que busquen donde hay tristeza para dar a todos el amor y el cariño que Jesús pone en nuestro corazón "

S.S Francisco

 

 

ORACIÓN 

 

¡Oh! María, Madre de Jesús nuestro Salvador y nuestra buena Madre! Nosotros venimos a ofrecer con estos obsequios que colocamos a tus pies, nuestros corazones deseosos de agradecerte y solicitar de tu bondad un nuevo ardor en tu santo servicio.

 

Dígnate presentarnos a tu Divino Hijo que, en vista de sus méritos y a nombre su Santa Madre, dirija nuestros pasos por el sendero de la virtud, que haga lucir con nuestro esplendor la luz de la fe sobre los infortunados pueblos que gimen por tanto tiempo en las tinieblas del error, que vuelvan hacia Él y cambien tantos corazones rebeldes cuya penitencia regocijará en su corazón y el tuyo.  

 

Que convierta a los enemigos de tu Iglesia, y que, en fin, encienda por todas partes el fuego de tu ardiente caridad, que nos colme de alegría en medio de las tribulación de esta vida y de esperanza para el porvenir. 

 

Amén. 

Madre que acogió a Jesús María en la Anunciación

“SÍ AL SUEÑO DE DIOS”

LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1, 29 “Ella se turbó por estas palabras [del ángel] y se preguntaba qué significaría aquel saludo”. Palabra de Dios / Te alabamos, Señor

 

MEDITACIÓN “Frente al saludo del ángel, María quedó desconcertada y se preguntaba qué quería decir. No entendía mucho lo que estaba sucediendo. Pero supo que venía de Dios y dijo ‘sí’. María es la madre del ‘sí’. Sí al sueño de Dios; sí al proyecto de Dios, sí a la voluntad de Dios. Un ‘sí’ que, como sabemos, no fue nada fácil de vivir. Un ‘sí’ que no la llenó de privilegios o diferencias, sino que, como le dirá Simeón en su profecía: ‘A ti una espada te va a atravesar el corazón’1 . ¡Y vaya que se lo atravesó! Por eso la queremos tanto y encontramos en ella una verdadera Madre, que nos ayuda a mantener viva la fe y la esperanza en medio de situaciones complicadas”.

 

S.S. Francisco (22 de julio de 2015), Homilía, Caacupé, Paraguay. 1 Lc 2, 35

 

PETICIÓN Querida Madre, te ofrecemos este mes dedicado a ti y te pedimos que nos ayudes a iniciar un camino de santidad, correspondiendo cada día al amor que Dios nos regala. Con María, roguemos al Señor / Escúchanos, Señor, te rogamos.

 

“¡Qué gran misterio la encarnación de Dios! La razón de todo esto es el amor divino, un amor que es gracia, generosidad, deseo de proximidad, y que no duda en darse y sacrificarse por las criaturas a las que ama”. 

Oración final para todos los días del mes

¡Oh María, Madre de Jesús, nuestro Salvador y nuestra buena Madre! Nosotros venimos a ofrecerte, con estos obsequios que colocamos a tus pies, nuestros corazones deseosos de serte agradable, y a solicitar de tu bondad un nuevo ardor en tu santo servicio.

Dígnate a presentarnos a tu Divino Hijo, que en vista de sus méritos y a nombre de su Santa Madre, dirija nuestros pasos por el sendero de la virtud. Que haga lucir con nuevo esplendor la luz de la fe sobre los infortunados pueblos que gimen por tanto tiempo en las tinieblas del error. Que vuelvan hacia Él, y cambien tantos corazones rebeldes, cuya penitencia regocijará su corazón y el tuyo. Que convierta a los enemigos de su Iglesia y que en fin, encienda por todas partes el fuego de su ardiente caridad, que nos colme de alegría en medio de las tribulaciones de esta vida y dé esperanzas para el porvenir. Amén.


Facebook

Twiiter

WordPress

Youtube



«Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa »


Lecturas del Miércoles de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (16,1-5.9-15)

 

Salmo

Sal 77,18-19.23-24.25-26.27-28

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9)

Desde 16 oct 2011

Free counters!