Día 11

Día 11 de Noviembre

ORACIÓN 

 

¡Oh! María, durante los bellos meses que te están consagrados, todo resuena con tu nombre y alabanza. Tu santuario resplandece con nuevo brillo y nuestras manos te han elevado un trono de gracia y de amor, desde donde presides nuestras fiestas y escuchas nuestras oraciones y votos.

Para honrarte, hemos esparcido frescas flores a tus pies y adornado tu frente con guirnaldas y coronas. Mas, ¡oh María!, no te das por satisfecha con estos homenajes. Hay flores cuya frescura y lozanía jamás pasan y coronas que no se marchitan. Éstas son las que esperas de tus hijos, porque el más hermoso adorno de una madre es la piedad de sus hijos, y la más bella corona que pueden depositar a sus pies, es la de sus virtudes.

 

Sí, los lirios que Tú nos pides son la inocencia de nuestros corazones. Nos esforzaremos pues, durante el curso de estos meses consagrados a tu gloria, ¡oh Virgen Santa!, en conservar nuestras almas puras y sin mancha, y en separar de nuestros pensamientos, deseos y miradas, aún la sombra misma del mal.

La rosa, cuyo brillo agrada a tus ojos, es la caridad, el amor a Dios y a nuestros hermanos. Nos amaremos pues, los unos a los otros, como hijos de una misma familia, cuya Madre eres, viviendo todos en la dulzura de una concordia fraternal. En estos meses benditos procuraremos cultivar en nuestros corazones la humildad, modesta flor que te es tan querida y, con tu auxilio, llegaremos a ser puros humildes, caritativos, pacientes y esperanzados.

 

¡Oh María!, haz producir en el fondo de nuestros corazones todas estas amables virtudes. Que ellas broten, florezcan y den al fin frutos de gracia, para poder ser algún día dignos hijos de la más santa y de la mejor de las madres.Amén 

TEXTO BÍBLICO: 

 

 

"El Ángel le respondió: El espíritu Santo vendrá sobre Ti y el poder del Altísimo te cubrirá con tu sombra; por eso el que ha de nacer sera Santo y sera llamado hijo de Dios "  

lucas 1-35

Palabra de Dios,Te alabamos Señor .

 

 

MEDITACIÓN : 

 

 

"A lo largo de Su vida, Maria ha realizado lo que se le pide a la iglesia:hacer memoria perenne de Cristo. En su fe vemos como abrir las puertas de nuestro corazón para obedecer a Dios en su abnegación,descubrimos cuando debemos estar atentos a las necesidades de los demás;en sus lagrimas,encontramos las fuerzas para consolar a cuantos sufren.En cada uno de estos momentos,Maria expresa la riqueza de la misericordia divina,que va al encuentro de cada una de las necesidades cotidianas."    

 

 

PETICIÓN  : 

 

Virgen Santa, Te rogamos por los miembros de la iglesia, para que con Tu ayuda,seamos defensores de la verdad y servidores de los mas necesitados. 

 

Con María, roguemos al Señor. / Escúchanos, Señor, te rogamos

 

"No seamos sordos al clamor de los pobres,que el sufrimiento de los enfermos y de los oprimidos no nos encuentre distraídos "

S,S.Francisco  

ORACIÓN 

 

¡Oh! María, Madre de Jesús nuestro Salvador y nuestra buena Madre! Nosotros venimos a ofrecer con estos obsequios que colocamos a tus pies, nuestros corazones deseosos de agradecerte y solicitar de tu bondad un nuevo ardor en tu santo servicio.

 

Dígnate presentarnos a tu Divino Hijo que, en vista de sus méritos y a nombre su Santa Madre, dirija nuestros pasos por el sendero de la virtud, que haga lucir con nuestro esplendor la luz de la fe sobre los infortunados pueblos que gimen por tanto tiempo en las tinieblas del error, que vuelvan hacia Él y cambien tantos corazones rebeldes cuya penitencia regocijará en su corazón y el tuyo.  

 

Que convierta a los enemigos de tu Iglesia, y que, en fin, encienda por todas partes el fuego de tu ardiente caridad, que nos colme de alegría en medio de las tribulación de esta vida y de esperanza para el porvenir. Amén. 

“CORAZÓN QUE ESCUCHA Y GUARDA LA PALABRA”

LECTURA DEL EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 8, 15 “Y lo que cayó en tierra buena son los que oyen la palabra con un corazón bueno y generoso, la conservan y dan fruto mediante la perseverancia”. Palabra de Dios / Te alabamos, Señor

 

MEDITACIÓN “En la parábola el sembrador, Jesús explica el significado de la tierra buena: ‘Son los que escuchan la Palabra con un corazón noble y generoso, la guardan y dan fruto con perseverancia’2 . La mención del corazón noble y generoso, que escucha y guarda la Palabra, es un retrato implícito de la fe de la Virgen María, que conservaba en su corazón todo lo que escuchaba y veía, de modo que la Palabra diese fruto en su vida. La Madre del Señor es ícono perfecto de la fe, como dice santa Isabel: ‘Bienaventurada la que ha creído’3 en la Madre de Jesús, la fe ha dado su mejor fruto, y cuando nuestra vida espiritual da fruto nos llenamos de alegría, que es el signo más evidente de la grandeza de la fe”.

 

S.S. Francisco (29 de junio de 2013), Carta Encíclica Lumen Fidei, n. 58, 60, Ciudad del Vaticano. 2 Lc 8, 15 3 Lc 1, 45

 

PETICIÓN Santa María, mujer de trabajo abnegado y silencioso, recuerda a todos los funcionarios de nuestra Universidad, especialmente por quienes viven momentos de dificultad. Intercede por sus familias, trabajos e intenciones.

 

Con María, roguemos al Señor / Escúchanos, Señor, te rogamos 

 

“María, mujer de la escucha, haz que se abran nuestros oídos; que sepamos escuchar la Palabra de tu Hijo Jesús entre las miles de palabras de este mundo”. S.S. Francisco (31 de mayo de 2013), Oración, Ciudad del Vaticano.

 

Oración final para todos los días del mes

¡Oh María, Madre de Jesús, nuestro Salvador y nuestra buena Madre! Nosotros venimos a ofrecerte, con estos obsequios que colocamos a tus pies, nuestros corazones deseosos de serte agradable, y a solicitar de tu bondad un nuevo ardor en tu santo servicio.

Dígnate a presentarnos a tu Divino Hijo, que en vista de sus méritos y a nombre de su Santa Madre, dirija nuestros pasos por el sendero de la virtud. Que haga lucir con nuevo esplendor la luz de la fe sobre los infortunados pueblos que gimen por tanto tiempo en las tinieblas del error. Que vuelvan hacia Él, y cambien tantos corazones rebeldes, cuya penitencia regocijará su corazón y el tuyo. Que convierta a los enemigos de su Iglesia y que en fin, encienda por todas partes el fuego de su ardiente caridad, que nos colme de alegría en medio de las tribulaciones de esta vida y dé esperanzas para el porvenir. Amén.


Facebook

Twiiter

WordPress

Youtube



«Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa »


Lecturas del Miércoles de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (16,1-5.9-15)

 

Salmo

Sal 77,18-19.23-24.25-26.27-28

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9)

Desde 16 oct 2011

Free counters!