NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA PRIMERO

 

Bendita Tú eres, María, Rosa Mística, que nos diste a Tu Divino Hijo quien te eligió como tesorera, administradora y dispensadora de todas las gracias, intercede por nosotros ante Él y consuela nuestros afligidos corazones.

“El Señor te ha favorecido”
A los seis meses, Dios mandó al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret, donde vivía una joven llamada María; era virgen, pero estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. El ángel entró en el lugar donde ella estaba, y le dijo:
-¡Salve, llena de gracia! El Señor está contigo.
María se sorprendió de estas palabras, y se preguntaba qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo:
-María, no tengas miedo, pues tú gozas del favor de Dios. Ahora vas a quedar encinta: tendrás un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será un gran hombre, al que llamarán Hijo del Dios altísimo, y Dios el Señor lo hará Rey como su antepasado David, para que reine por siempre sobre el pueblo de Jacob. Su reinado no tendrá fin. (Lc 1, 26-33)
Palabra de Dios.

Reflexión:
Dios no habla a los gritos sino en el silencio y en el corazón. María supo escuchar a Dios y callar para que él hablara. Ella es la mejor maestra en este arte de hacer silencio en nuestros corazones para encontrar a Dios.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos enseñes a hacer silencio en nuestro corazón para escuchar a Dios. Ayúdanos a que, entre tanto ruido del mundo, podamos distinguir su voz.
NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA SEGUNDO

 

Rosa Mística, Madre nuestra, vuelve tus ojos misericordiosísimos a millones de hombres y mujeres que acudimos a Ti, por tu intervención que podamos alcanzar la gracia de Dios mediante los sacramentos.
“Que se cumpla en mí lo que has dicho”
María preguntó al ángel:
-¿Cómo podrá suceder esto, si no vivo con ningún hombre?
El ángel le contestó:
-El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios altisimo se posará sobre ti. Por eso, el niño que va a nacer será llamado Santo e Hijo de Dios. También tu parienta Isabel va a tener un hijo, a pesar de que es anciana; la que decían que no podía tener hijos, está encinta, desde hace seis meses. Para Dios no hay nada imposible.
Entonces María dijo:
-Yo soy esclava del Señor; que Dios haga conmigo como me has dicho.
Con esto, el ángel se fue. (Lc 1, 34-38)
Palabra de Dios.

Reflexión:
Al decir “hágase tu voluntad”, María reconoce la grandeza de Dios. A los seres humanos nos tienta manejar las cosas a nuestro antojo. Aunque lo hagamos con buena voluntad, no trascendemos nuestra propia realidad y no nos abrimos a la voluntad de quien nos dio la vida.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos muevas a creer y a confiar en lo que Dios anuncia y nos pide. Que consigamos imitarte para que Dios actúe en nosotros y, entonces, de verdad nuestra voluntad sea su voluntad.
NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA TERCERO

 

María, Rosa Mística, mira nuestras almas indignas y desfiguradas por el pecado, atiende nuestras súplicas, que adquiramos un corazón generoso como el tuyo, limpio de pecado, resentimiento y discordias. Que propaguemos nuestro hábito en la oración.
“Feliz de ti por haber creído”
Por aquellos días, María se fue de prisa a un pueblo de la región montañosa de Judea, y entro en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura se le estremeció en el vientre, y ella quedo llena del Espíritu Santo. Entonces, con una voz muy fuerte, dijo:
-¡Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres, y ha bendecido a tu hijo! ¿Quién soy yo, para que venga a visitarme la madre de mi Señor? Pues tan pronto como oí tu saludo, mi hijo se estremeció de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú por haber creído que han de cumplirse las cosas que el Señor te ha dicho! (Lc 1, 39-45)
Palabra de Dios.

Reflexión:
Hay personas que contagian felicidad, ganas de “saltar” de alegría. María es uno de esos seres especiales y el encuentro con ella nos hace sentir únicos, cercanos al fruto de su vientre.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos contagies la felicidad y la plenitud de la fe. Sé mediadora para que nos encontremos con Jesús. Y que así cada encuentro con otra persona esté tan repleto de esa densidad de amor, que le haga al otro vivir una experiencia de Dios.
NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA CUARTO

 

Rosa Mística, Tú das a quien quieres. Nosotros confiamos en Ti. Te abrimos nuestros corazones, para que tu luz entre en nuestras almas y tu amor materno haga arder nuestros corazones, llenándolos con tu alegría, humildad y paz. Y podamos nosotros también iluminar a nuestros hermanos con esa luz.

“El Señor hizo en mí maravillas”
María dijo:
-"Mi alma alaba la grandeza del Señor; mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador.
Porque Dios ha puesto sus ojos en mí, su humilde esclava, y desde ahora siempre me llamarán dichosa; porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas.
¡Santo es su nombre! Dios tiene siempre misericordia de quienes lo reverencian.
Actuó con todo su poder: deshizo los planes de los orgullosos, derribó a los reyes de sus tronos y puso en alto a los humildes. Llenó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías.
Ayudó al pueblo de Israel, su siervo, y no se olvidó de tratarlo con misericordia.
Así lo había prometido a nuestros antepasados, a Abraham y a sus futuros descendientes."
 (Lc 1, 46-55)
Palabra de Dios.

Reflexión:
Humildad es tener ojos para ver la grandeza de la creación. María tiene esos ojos y por eso ofrece su espontáneo “gracias” al Creador. Cantar, celebrar y agradecer con sencillez es una vía que planifica nuestro tránsito por la vida.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos señales siempre tu sentido de la alabanza para que surja nuestro más humilde “gracias” por el regalo de la vida. Y que entonces glorifiquemos a Dios desde la realidad que a cada uno le toca vivir.
NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA QUINTO

 

María, Rosa Mística, ruega por nosotros, por nuestros hijos, por nuestros ancianos, para que podamos construir un mundo más equitativo, que nuestros hijos vivan con esperanza, y nuestros ancianos puedan gozar de los frutos de esta vida. Y que nosotros podamos trabajar incansablemente en la tarea de servir a los demás.

“No había lugar para ellos en ningún lado”
Por aquel tiempo, el emperador Augusto ordenó que se hiciera un censo de todo el mundo. Este primer censo fue hecho siendo Quirinio gobernador de Siria. Todos tenían que ir a inscribirse a su propio pueblo.
Por esto, José salió del pueblo de Nazaret, de la región de Galilea, y se fue a Belén, en Judea, donde había nacido el rey David, porque José era descendiente de David. Fue allá a inscribirse, junto con María, su esposa, que se encontraba encinta. Y sucedió que mientras estaban en Belén, le llegó a María el tiempo de dar a luz. Y allí nació su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en el establo, porque no había alojamiento para ellos en el mesón. (Lc 2, 1 7)
Palabra de Dios.

Reflexión:
En ciertas situaciones nos preguntamos qué es tener un corazón nuevo. Jesús nos responde que un corazón nuevo es un corazón siempre abierto a las necesidades de los demás. Es desde esa sencillez que podremos renovar nuestra mirada.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos ayudes a darles lugar a las personas que se nos acercan. Y sobre todo ayúdanos a cultivar la virtud de abrir los ojos y ver a los pobres, débiles y enfermos, para donarles nuestros corazones como Jesús nos enseñó.
NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA SEXTO

 

Santa María, infunde en nosotros un corazón compasivo a las necesidades de nuestros hermanos, que no midamos conveniencias ante cualquier necesidad, que entendamos que todo lo que le hacemos a nuestros hermanos se lo estamos haciendo a Tu Hijo.

“María guardaba estas cosas en su corazón”
Cuando sus padres lo vieron, se sorprendieron; y su madre le dijo:
-“Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustias”.
Jesús les respondió:
-“¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo estar en la casa de mi Padre?”
Pero ellos no entendieron lo que les decía.
Entonces volvió con ellos a Nazaret, donde vivió obedeciéndolos en todo. Su madre guardaba estas cosas en su corazón. (Lc 2, 48-51)
Palabra de Dios.

Reflexión:
Como le pasó a María, nuestro corazón está lleno de preguntas. La fe es apoyarnos con confianza incondicional en Dios, con la certeza de que, aunque los interrogantes seguirán, estaremos seguros en Él.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos recuerdes que no es necesario saberlo todo cuando se trata de los asuntos de Dios. Y que, con tu ejemplo como guía, conservemos todas las cosas en el corazón aunque a veces no las entendamos.
NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA SEPTIMO

 

María, Rosa Mística, te pedimos por las vocaciones sacerdotales y religiosas, para que nunca queden campos sin sembradores, y siempre haya un pueblo necesitado del alimento diario. Por nuestro Papa y nuestros Obispos, para que siempre se alimenten con la fe de su pueblo.

“Hagan todo lo que él les diga"
Al tercer día hubo una boda en Caná, un pueblo de Galilea. La madre de Jesús estaba allí, y Jesús y sus discípulos fueron también invitados a la boda. Se acabó el vino, y la madre de Jesús le dijo:
-“Ya No tienen vino”.
Jesús le contestó:
-“Mujer, ¿por qué me dices esto? Mi hora no ha llegado todavía”.
Ella dijo a los que estaban sirviendo:
-“Hagan todo lo que él les diga”.
Había allí seis tinajas de piedra, para el agua que usan los judíos en sus ceremonias de purificación. En cada tinaja cabían unos cincuenta a setenta litros. Jesús dijo a los sirvientes:
-“Llenen de agua esas tinajas”.
Las llenaron hasta arriba, y Jesús les dijo:
-“Ahora saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta.”
Así lo hicieron. El encargado de la fiesta probó el agua convertida en vino, sin saber de donde había salido; sólo los sirvientes lo sabían, pues ellos habían sacado el agua. Así que el encargado llamó al novio y le dijo:
-“Todo el mundo sirve primero el mejor vino, y cuando todos los invitados han bebido bastante, entonces se sirve el vino corriente. Pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora”.
Esto que hizo Jesús en Caná fue la primera señal milagrosa con la cual mostró su gloria; y sus discípulos creyeron en Él. (Jn 2, 1-11)
Palabra de Dios.

Reflexión:
Cuando estamos atentos a los demás descubrimos cuáles son sus necesidades. María nos mueve a sentir los problemas del otro como propios y a ponernos en manos de Jesús para ayudar. Esa generosidad es el camino para llegar al corazón del Padre.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos estimules a ser generosos y a entregarnos al servicio de los demás. Que hagamos todo lo que Jesús nos diga en oración para que nuestras acciones descubran su presencia.
NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA OCTAVO

 

Según sea su fe, así serán las cosas que se sucederán”. María, alcánzanos la gracia de que nunca perdamos nuestra fe ante los fracasos diarios, que siempre podamos iluminarnos con la Luz del Amor de Tu Hijo y del Tuyo como Madre nuestra.

“Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre”
Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre, y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Cuando Jesús vio a su madre, y junto a ella al discípulo a quien él quería mucho, dijo a su madre:
-“Mujer, aquí tienes a tu hijo”.
Luego le dijo al discípulo:
-“Aquí tienes a tu madre”.
Desde entonces, ese discípulo la recibió en su casa. (Jn 19, 25-27)
Palabra de Dios.

Reflexión:
Cuando las cosas salen bien todos solemos hacernos presentes. Sin embargo, cuando sobreviene el dolor no es tan sencillo. Hace falta entereza para acompañar al prójimo en sus horas de dolor, no abandonarlo en la soledad.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos concedas algo de la calidez de tu alma maternal para acompañar al que sufre. Que, desde el amor, compartamos el dolor y la tristeza de los que nos rodean. Que podamos ser amigos fieles cuando les toque cargar su cruz.
NOVENA A MARÍA ROSA MISTICA

Hacemos la señal de la cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

ACTO DE CONTRICIÓN

Jesús, Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que por tu Infinita Misericordia me has de conceder el Perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén

DÍA NOVENO

Santa María, amadísima Rosa Mística, que tengamos siempre perseverancia en nuestras oraciones, que tengamos un espíritu compasivo a la penitencia, y un corazón dócil a la reparación de nuestras ofensas y por las de nuestros hermanos, que podamos construir diariamente desde aquí el Reino de los Cielos.

“En oración, en compañía de María, la madre de Jesús”
Desde el monte llamado de los Olivos, regresaron los apóstoles a Jerusalén; un trecho corto, precisamente lo que la ley les permitía caminar en sábado.
Cuando llegaron a la ciudad, subieron al piso alto de la casa donde estaban alojados. Eran Pedro, Juan, Santiago, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Santiago, hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas, hijo de Santiago.
Todos ellos se reunían siempre para orar algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y con sus hermanos. (Hch 1, 12-14).
Palabra de Dios.

Reflexión:
Rezar es buscar a Dios... y los apóstoles muestran un camino: hacerlo juntos. Jesús nos prometió que al reunirnos en su nombre, allí estaría. Como rezar es buscar a Dios, contamos con la compañía de María para esa búsqueda.

Oración:
María Rosa Mística: Te pedimos que nos acompañes en nuestras comunidades para que también nosotros estemos íntimamente unidos y así participemos en la vida de la Iglesia: que podamos servir a los demás y celebrar juntos el misterio de la vida y de la fe.

Breve Reseña y Mensajes

 

Montichiari, es una pequeña ciudad del norte de Italia, a 20 Km. de Brescia, al pie de los Alpes italianos, su nombre significa “monte luminoso”.
Pierina Gilli, ejercía el oficio de enfermera, había nacido el 3 de agosto de 1911. En la primavera del año 1947 la Virgen se la aparece en una sala del hospital, vestida con túnica morada y su cabeza estaba envuelta en un velo blanco. Tenía el pecho atravesado por tres espadas. Su rostro estaba triste, corrían lágrimas en sus purísimos ojos. La Virgen le dijo: "Oración-Penitencia-Reparación" y luego guardó silencio.

En la segunda aparición, el 13 de julio de 1947, la Madre de Dios, vestía de blanco y en lugar de tres espadas, tres rosas, blanca, roja y dorada, adornaban su pecho.
Pierina Gilli tuvo muchas visiones de la Virgen y con muchos mensajes.

 

En esta segunda aparición le explicó el significado de las tres espadas y de las tres rosas:
- La primera espada significa la pérdida culpable de la vocación sacerdotal o religiosa;

- la segunda: la vida en pecado mortal de personas consagradas a Dios;

- La tercera: la traición de aquellas personas que no sólo han perdido su vocación sacerdotal, sino también su fe y que se han convertidos en enemigos de la Iglesia.

 

- La rosa blanca simboliza espíritu de oración;

- la roja: simboliza espíritu de reparación y sacrificio;

- la dorada: simboliza espíritu de penitencia.


En sus muchos mensajes la Virgen le transmitió:
“Quiero que cada día 13 se consagre como día mariano y los doce precedentes sirvan de preparación con oraciones. En ese día derramaré sobreabundancia de gracias y santidad sobre quienes así me hubieran honrado”.
“Deseo que el 13 de julio de cada año sea dedicado en honor de Rosa Mística”.


“Mi Divino Hijo está muy ofendido, por eso pido: desagravio, oración y penitencia”.
“Quiero que al mediodía de cada 8 de diciembre se celebre la hora de gracia para todo el mundo; mediante esta devoción se alcanzarán numerosas gracias. Nuestro Señor, Mi Divino Hijo Jesús, concederá copiosamente su misericordia, mientras los buenos recen por sus hermanos que permanecen en el pecado”.
“Quiero que se extienda una Comunión Reparadora en todo el mundo”.
Son muchos los mensajes que la Virgen le transmitió a Pierina Gilli, y sería imposible transmitirlos aquí, pero el más importan­te sin duda es: "Oración-Penitencia-Repara­ción".

ORACIÓN A MARÍA ROSA MÍSTICA PARA URGENTES NECESIDADES Y PROBLEMAS


¡Oh María, Rosa Mística, la más noble Reina,
bendita Madre de misericordia y Madre de la Vida!
por la rosa blanca que portas en tu pecho
y que simboliza el espíritu de oración,
por la rosa roja que portas en tu pecho
y que simboliza el espíritu de sacrificio y abnegación,
por la rosa amarilla que portas en tu pecho
y que simboliza el espíritu de la penitencia,
favorece a estos tus hijos necesitados de tu socorro
e irradia nuestras vidas con tu benéfica luz.

Madre del gran Amor y mediadora nuestra,
Tú eres nuestra mayor esperanza,
nuestra fortaleza, nuestra claridad y nuestro consuelo

otórganos desde el Cielo tu maternal amparo,
vuelve tu amante y prodigiosa mirada sobre nosotros,
alivia nuestras penas y llénanos de bendiciones y favores.

(Rezar un Avemaría)

Rosa Mística, Inmaculada Virgen,
Madre de la gracia,
en honor de tu Divino Hijo, nos postramos ante Ti,
para implorar la misericordia de Dios.

No por nuestros méritos,
sino por la bondad de tu Corazón maternal,
pedimos ayuda y favores
con la seguridad de ser escuchados.

(Rezar un Avemaría).

Rosa Mística, Madre de Jesús,
Reina del Santo Rosario
y Madre de la Iglesia,
Cuerpo Místico de Jesucristo
te pedimos para nuestras familias y entorno
el don de la unión, de la paz, del bienestar y progreso,
enciérranos en tu Inmaculado Corazón
y consíguenos todas las gracias que nos hacen falta
para avanzar y caminar por las sendas del amor.

(Rezar un Avemaría)

Intercede Madre amorosísima ante el Buen Jesús
para que nos otorgue su amor y ayuda,
nos dé alivio en nuestras urgentes necesidades
y solución en los problemas que nos apesadumbran,
ruégale alivie nuestras intranquilidades y desasosiegos,
y en especial pide Virgencita pura por esta dificultad
que es causa de mi dolor y sufrimiento:

(decir con inmensa fe lo que se quiere obtener).

Oh María, Rosa Mística, bella entre las mas bellas,
Santísima Señora, Templo de Dios,
con total confianza hemos solicitado tu patrocinio y auxilio
y con ilusión imploramos tu amparo y protección,
aleja de nuestras vidas las dudas y temores,
resuelve nuestras dificultades y desconsuelos,
líbranos de los enemigos de alma y cuerpo
y ruega por nosotros a tu Santísimo Hijo
para que nos colme de sus atenciones Celestiales.

Salve, oh Rosa Mística,
elegida por Dios para ser Madre de Jesús
y también para ser Madre nuestra,
no nos abandones, fortalece nuestra fe,
acrecienta nuestra esperanza
y ayúdanos a extender el Reino de Cristo
por todo el mundo.

Así sea.

Rezar la Salve, Padrenuestro y Gloria.

La oración, junto a los rezos, se hace tres días seguidos.
El último día se enciende una vela blanca,
otra roja y otra amarilla.

Oración a Maria Rosa Mystica

Oh María, Rosa Mística, Madre de Jesús y también Madre nuestra! Tú eres nuestra esperanza, nuestra fortaleza y nuestro consuelo. Danos desde el cielo tu maternal bendición en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén. 

Rosa Mística, Inmaculada Virgen , Madre de la gracia, en honor de tu Divino Hijo, nos postramos ante Ti, para implorar la misericordia de Dios. No por nuestros méritos, sino por la bondad de tu Corazón maternal, pedimos ayuda y gracias, con la seguridad de ser escuchados. (Rezar un Avemaría?)

Rosa Mística, Madre de Jesús, Reina del Santo Rosario y Madre de la Iglesia, Cuerpo Místico de Jesucristo. Te pedimos para el mundo destrozado por las discordias, el don de la unión, de la paz y de todas las gracias que pueden convertir los corazones de tantos hijos tuyos. (Avemaría?)

Rosa Mística, Madre de los apóstoles, haz florecer alrededor de los altares eucarísticos, numerosas vocaciones sacerdotales y religiosas, que con la santidad de su vida y el celo ardiente por las almas, puedan extender el Reino de tu Hijo Jesús por todo el mundo. Derrama, Oh Madre sobre nosotros tus dones celestiales. 

Salve, Oh Rosa Mística, Madre de la iglesia, ruega por nosotros.

Oración a la Madre de Dios por el Ofrecimiento de la Preciosísima Sangre de Jesús

Rosa Mística, Madre de la Iglesia, Virgen Santa e Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, yo te ruego, ofrezcas Tú a tu Hijo Divino desfigurado de llagas y sangre, su Preciosísima Sangre al Eterno Padre para mayor honor y adoración de la Majestad Divina, para acción de gracias por todas las gracias y beneficios recibidos, para la expiación de mis pecados y los de todo el mundo, para la conversión de los pecadores, para la conversión mía y enmienda, para alejar todos los pecados graves en este día, para la conservación de la fe en nuestros países, para el retorno y conservación de la juventud en la fe y moral, para salvar a los moribundos, por el Padre Santo, obispos y sacerdotes, por las necesidades de la Iglesia, por los perseguidos por la fe, por mí mismo: para aumentar la fe, esperanza y caridad, para aumentar la gracia y los siete dones del Espíritu Santo, para aumentar la humildad, paciencia, resignación a la voluntad de Dios, para conseguir una muerte santa, para ayuda y consuelo de los afligidos, enfermos e inocentemente atormentados en la tierra, para el consuelo y por la liberación de los oprimidos por el demonio, y por la liberación de las almas del purgatorio, para mayor gozo de los ángeles y santos.

Bendita sea la Preciosísima Sangre de Jesús ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Reina Rosa Mística del mundo, Reina del Universo, nuestra Madre, en Ti y por Ti bendecimos el misterio admirable de la Sangre de Jesús, el potencial más grande de Reconciliación.

Aureolada por el misterio de la Inmaculada Concepción has colaborado con la victoria brillante de la Sangre de Jesús en nuestra redención, y estando al lado de Jesús, el Redentor, te ha hecho Corredentora y Madre de todos los hombres. Por el triunfo de tu Corazón Inmaculado, Dios te ha elegido como Mediadora de todas las gracias.

 

 

Oh Santísima Virgen María, Madre, exaltada a un puesto tan alto, te saludamos como Señora y Reina de la preciosísima Sangre de Jesús: rocía nuestras almas con la Preciosísima Sangre de Jesucristo, que da de beber a las almas, para vencer las asechanzas del demonio y andar siempre con celo santo el camino de la virtud. Escribe con la Sangre del Cordero nuestros nombres en el libro de la vida, para que un día después de haber sido devotos de la Preciosísima Sangre de Jesucristo podamos glorificaría en la gloria eterna. Amén.

Rosa Mystica, Madre de la Divina Gracia.

Bendita Tú eres porque diste a la humanidad a tu Divino Hijo Jesucristo, autor de la Gracia.

(Padre Nuestro, Avemaría y Gloria)

 

Rosa Mystica, Bendita Tú eres porque tu Divino Hijo nos alcanzó la gracia muriendo en la cruz, cooperando Tú con Él en ese momento, cuando una espada de dolor traspasó tu alma.

(Padre Nuestro, Avemaría y Gloria)

 

Rosa Mystica, Madre nuestra, vuelve tu amante mirada sobre todos los hombres. A Ti clamamos y suplicamos que nos obtengas las gracias que nos confieren el bautismo, la penitencia y los demás Sacramentos.

(Padre Nuestro, Avemaría y Gloria)

 

Rosa Mystica, Madre de la Divina Gracia, haz que todos lleguemos a la casa del Padre Celestial, ya que todos somos hijos tuyos e hijos de Dios. Te ruego mires mi alma, tan pobre e indigna y cuides de ella.

(Padre Nuestro, Avemaría y Gloria)

 

Rosa Mystica, Tú que das a quien quieres y das cuando y como quieres, yo confío en ti y te abro mi corazón. Haz irradiar tu luz en mi alma y que tu maternal amor con fuerza misericordiosa abrase mi corazón y lo llene de alegría, humildad y paz.

(Padre Nuestro, Avemaría y Gloria)

 

Rosa Mystica, Tú que como Madre tienes mayor preocupación por los necesitados de tu socorro, yo te imploro en todas mis necesidades espirituales y corporales, y ahora muy especialmente te suplico me concedas esta gracia que te pido ……………….

(Padre Nuestro, Avemaría y Gloria)

 

Rosa Mystica, Tú que eres Madre de Jesucristo y Madre de la Divina Gracia, Tú que eres Madre de la Misericordia y Madre de la Vida, Tú que eres nuestra Madre bondadosa y nuestra esperanza, enciérrame en tu Corazón Inmaculado y escúchame.

(Padre Nuestro, Avemaría y Gloria). Amén.

 

 

Rosa Mystica, ruega a Jesús por nosotros (3 veces) y rezar la Salve.

Oración ROSA MISTICA por la SALUD

– La Virgen María Rosa Mística a Pierina Gilli en su aparición el día 8 de diciembre de 1974 le dijo “Insisto en que invoquen de manera especial al Arcángel San Rafael, cuando hagan esto seré yo misma quien traerá las gracias del cielo”.

– “Oh dulce Virgen María Rosa Mística, mi divina Enfermera Celestial, me entrego a ti humildemente para que me cubras con tu Manto de amor. Llena mi alma de tu dulce emanación de Salud Celestial y cura esta enfermedad que me aqueja (mencionar la enfermedad y si es la oración para otra persona decir el nombre y lo que padece). Te ofrezco mis padecimientos para purificar mi alma y confío en tu poder y en tu gran bondad. Te lo pido por Jesucristo Nuestro Señor. Gracias , mi divina Rosa Mística, Amén.”

– Para honrar las tres rosas de Nuestra Divina Madre Celestial, se deben rezar 3 Ave María y un Gloria al Padre.

– Además se debe pedir ayuda a San Rafael Arcángel:

”Amado San Rafael, Arcángel de la Salud, de la Sanación Divina, Médico Celestial, ruego tu intercesión para que los Ángeles de la Salud Celestial me cubran con su rayo de Curación. Gracias mi divino Arcángel.”

Oración por la Salud

¡Oh Jesús que clavado en la cruz nos dejaste como madre nuestra a tu Madre Santa Virgen; concédenos por su mediación amorosa, la purificación de nuestras almas y la curación milagrosa de nuestro cuerpo aquejado por esta enfermedad? (nombrarla en silencio). Te lo suplicamos confiados en tus palabras: cumplimento de las promesas hechas por María, Rosa Mystica en Montichiari y Fontanelle, Amén.

(Se rezan tres Avemarías y Gloria al Padre para honrar las tres rosas de Nuestra Señora.)

SAN RAFAEL ARCÁNGEL INTERCEDE POR MÍ.

Oración a la Madre de Dios

Rosa Mística, Madre de la Iglesia, Virgen Santa e Inmaculada, Madre de Dios y Madre nuestra, yo te ruego, ofrezcas Tú a tu Hijo Divino desfigurado de llagas y sangre, su Preciosísima Sangre al Eterno Padre para mayor honor y adoración de la Majestad Divina, para acción de gracias por todas las gracias y beneficios recibidos, para la expiación de mis pecados y los de todo el mundo, para la conversión de los pecadores, para la conversión mía y enmienda, para alejar todos los pecados graves en este día, para la conservación de la fe en nuestra patria Venezuela, para el retorno y conservación de la juventud en la fe y moral, para salvar a los moribundos, por el Padre Santo, obispos y sacerdotes, por las necesidades de la Iglesia, por los perseguidos por la fe, por mí mismo: para aumentar la fe, esperanza y caridad, para aumentar la gracia y los siete dones del Espíritu Santo, para aumentar la humildad, paciencia, resignación a la voluntad de Dios, para conseguir una muerte santa, para ayuda y consuelo de los afligidos, enfermos e inocentemente atormentados en la tierra, para el consuelo y por la liberación de los oprimidos por el demonio, y por la liberación de las almas del purgatorio, para mayor gozo de los ángeles y santos. Bendita sea la Preciosísima Sangre de Jesús ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

Reina Rosa Mística del mundo, Reina del Universo, nuestra Madre, en Ti y por Ti bendecimos el misterio admirable de la Sangre de Jesús, el potencial más grande de Reconciliación. Aureolada por el misterio de la Inmaculada Concepción has colaborado con la victoria brillante de la Sangre de Jesús en nuestra redención, y estando al lado de Jesús, el Redentor, te ha hecho Corredentora y Madre de todos los hombres. Por el triunfo de tu Corazón Inmaculado, Dios te ha elegido como Mediadora de todas las gracias.

Oh, Santísima Virgen María, Madre, exaltada a un puesto tan alto, te saludamos como Señora y Reina de la preciosísima Sangre de Jesús: rocía nuestras almas con la Preciosísima Sangre de Jesucristo, que da de beber a las almas, para vencer las asechanzas del demonio y andar siempre con celo santo el camino de la virtud. Escribe con la Sangre del Cordero nuestros nombres en el libro de la vida, para que un día después de haber sido devotos de la Preciosísima Sangre de Jesucristo podamos glorificaría en la gloria eterna. Amén.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Oh María, Rosa Mística, la más noble Reina de Paz, bendita Madre de misericordia y Madre de Nuestro Señor Jesús, Reina del Cielo, te pedimos para nuestras familias, el don del amor, la unión, la paz, el bienestar y el progreso, acógenos en tu tierno e inmaculado Corazón y consíguenos todas las gracias que nos hacen falta para avanzar en el camino del bien.

Rosa Mística, abogada clemente y Madre Bella, en honor de tu Divino Hijo, recurrimos a ti porque escuchas nuestras súplicas y nos acercas a Jesús, para alcanzar su misericordia, no por nuestros méritos, sino por la bondad que hay en tu amoroso Corazón maternal, te pedimos con firme voluntad que ores por nosotros a tu Amado Hijo Jesucristo para tener la seguridad de ser escuchados por ÉL, en esta gran necesidad:

(Ahora cuéntale a la Virgen María, la Rosa Mística tus dificultades y pide su ayuda para resolverlas).

Rosa Mística, Madre intercesora, por la rosa blanca que portas en tu pecho que simboliza el espíritu de la oración, por la rosa roja que portas en tu pecho que simboliza el espíritu del sacrificio y abnegación, y por la rosa amarilla que portas en tu pecho que simboliza el espíritu de la penitencia, favorécenos a nosotros tus hijos necesitados de tu ayuda e ilumina nuestras vidas con tu luz radiante.

Madre del gran Amor, humilde mediadora, Tú eres nuestra fortaleza, y nuestro consuelo, otórganos la esperanza, vuelve tu prodigiosa mirada sobre nosotros, y consíguenos el alivio de nuestras penas y angustias.

Intercede amorosa Madre ante nuestro Buen Jesús, para que también nos otorgue el perdón de nuestras culpas y por medio de su misericordia, nos ayude en nuestras urgentes necesidades y nos permita solucionar los problemas que nos abaten con discernimiento y sabiduría.

Ruégale Madrecita querida, por favor a nuestro buen Dios, para que escuche nuestra oración insistente a través de ti y nos conceda solo lo que ÉL crea conveniente para nuestro bienestar, y en especial pídele Virgencita linda, por esta dificultad que nos causa sufrimiento.

Oh María, Rosa Mística, Bella entre las más Bellas, Santísima Señora, Templo de Dios, con total confianza hemos solicitado tu patrocinio y guía y con ilusión imploramos tu amparo y protección, aleja de nuestras vidas las dudas y temores, danos entendimiento para superar nuestros desaciertos y líbranos de los enemigos del alma y del cuerpo.

Ruega por nosotros a tu Santísimo Hijo Jesucristo para que nos colme de sus hermosas bendiciones, oh María Rosa Mística, elegida por Dios para ser Madre de Jesús y también para ser Madre nuestra, no nos abandones, Madrecita Bella, fortalece cada día nuestra fe y esperanza en tu Hijo Amado.

Así sea. +

Ahora haz el Salve, un Padrenuestro tres Ave Marías y tres Glorias.

LETANÍAS DE LA ROSA MYSTICA

1. Señor, ten piedad de nosotros R. 
2. Cristo, ten piedad de nosotros R. 
3. Señor, ten piedad de nosotros R. 
4. Cristo, escúchanos R. 
5. Cristo, escúchanos R. 

6. Dios el Padre del cielo - R. ten piedad de nosotros
7. Dios Hijo, Redentor del mundo - R. ten piedad de nosotros
8. Dios el Espíritu Santo - R. ten piedad de nosotros
9. Santísima Trinidad, un solo Dios - R. ten piedad de nosotros

10. Un Corazón ardiente, traspasado de dolor, Inmaculado Corazón de María "Rosa Mística" rezamos por nuestros sacerdotes y devotos tuyos –

R. Te rogamos, óyenos y salva a tus siervos que en Ti esperan.

11. Oremos por todos los sacerdotes y personas consagradas, que vayan por mal camino –

R. Salva, Dios mío, a tus siervos, que en Ti esperan.

12. Oremos por todos los sacerdotes y devotos que no tienen más respeto delante de Dios -

R. Salva, Dios mío, a tus siervos, que en Ti esperan.

13. Oremos por todos los sacerdotes y los devotos que ya no tienen más el coraje de la confesión -,

R. Salva, Dios mío, a tus siervos, que en Ti esperan.

14. Oremos por todos los sacerdotes y devotos, que rechazan el Santísimo Sacramento -

R. Salva, Dios mío, a tus siervos, que en Ti esperan.

 


15. Oremos por todos los sacerdotes y los devotos, que les interesa solo las cosas de este mundo y ya no más buscan a Dios -

R. Salva, Dios mío, a tus siervos, que en Ti esperan.

16. Un Corazón ardiente, traspasado de dolor, Inmaculado Corazón de María "Rosa Mística" ruega por todos los sacerdotes y devotos que han abandonado el sacramento de la confesión teniendo y tolerando el pecado - 

R.  Te rogamos, óyenos y salva a tus siervos que en Ti esperan.


17. Oremos por todos los sacerdotes y devotos que no tienen amor por ti y un enfriamiento tan rápido -

R. Te rogamos, óyenos y salva a tus siervos que en Ti esperan.

18. Oremos por todos los sacerdotes y devotos que ya no escuchan al Santo Padre -

R. Te rogamos, óyenos y salva a tus siervos que en Ti esperan.

19. Oremos por todos los sacerdotes y devotos, que corriendo en la dirección equivocada pretenden Seducir a la gente -

R. Te rogamos, óyenos y salva a tus siervos que en Ti esperan. 


20. Oremos por todos los sacerdotes y devotos a la Santa Sede, Iglesia, y que han dejado de fumar y otros vicios -

R. Te rogamos, óyenos y salva a tus siervos que en Ti esperan.

21. Por el bien de tu corazón -

R. Te rogamos, óyenos

22. Por causa de ti, lágrimas de sangre

R. Te rogamos, óyenos

23. Por el amor de tu Hijo, que te dio desde la cruz a los sacerdotes como tus hijos predilectos -

R. Te rogamos, óyenos


24. Por tu santísima maternidad que practiquen el bien todas las personas -

R. Te rogamos, óyenos 


25. Por todos Tus siervos y los de Cristo que brillan por delante para humillar al maligno enemigo, -

R. Te rogamos, óyenos

26. Por las espadas en tu corazón, las espadas del dolor que los sacerdotes y devotos te ponen -

R. Te rogamos, óyenos

27. Por causa de ti, Madre de soledad y abandono que lleva a la obediencia –

R. Líbranos de todo mal

28. Por causa de ti Intercesora insuperable -

      R. Líbranos de todo mal

29. Por tu poder omnipotente como mediadora de la gracia, la omnipotencia suplicante -

      R. Líbranos de todo mal.



30. Por los méritos de tu dolor y lágrimas de sangre -

      R. Líbranos de todo mal

31. María Rosa Mística, Madre de la Iglesia,

      R. ruega por nosotros.

32. San Rafael Arcángel, acompañante de la Madre Peregrina,

      R. intercede por nosotros.

33. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

      R. perdónanos, Señor.

34. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

      R. escúchanos, Señor.

 

35. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

      R. ten misericordia de nosotros.

36. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,

      R. para que seamos dignos de las promesas de Nuestro Señor Jesucristo

 

Antífona
Oh Madre Santísima, María Rosa Mística, que en el amor y la espera de tu Hijo, Dios nos dejó también contigo la importante ayuda religiosa, especialmente la de los sacerdotes, que usan el poder transformador de lo sagrado, que son los intermediarios entre Dios y nosotros, que llevan la responsabilidad de nuestras almas.

Nosotros también tenemos la responsabilidad de Ver y velar por ellos para que la Santa Madre Iglesia pueda tener buenos y santos sacerdotes, te rogamos ¡Oh Madre de la Iglesia!, ayúdalos y ayúdanos a ser fieles a Dios, por el dolor de madre que atraviesa tu Corazón Inmaculado inflamado de Amor. R. Amén.

 

Oración

Te rogamos nos concedas, Señor Dios nuestro, gozar de continua salud de alma y cuerpo, y por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María,

vernos libres de las tristezas de la vida presente y disfrutar de las alegrías eternas. Por Cristo nuestro Señor.

R. Amén.

ORACIÓN DE LOS SACERDOTES 

Jesús eterno y Sumo Sacerdote, guarda a tus sacerdotes en el amparo de tu Santísimo Corazón. Haz que crezcan en amor y felicidad hacia  Ti y presérvalos del contagio del mundo. Dales  con el poder de la transubstanciación del Pan y el Vino, el poder  y la fuerza de transformar los corazones.
 
Bendice su trabajo apostólico con abundantes frutos y concédeles después la corona de la vida eterna.
¡María, Rosa Mística, Madre de los Sacerdotes!, alcánzanos santos sacerdotes, santos religiosos y santas familias y acógenos a todos bajo tu protección.
María Reina  de los Apóstoles, guía a quienes son llamados al sacerdocio y condúcelos hasta su meta.
María, Madre de los aspirantes al sacerdocio alcánzales la gracia de la perseverancia.
María, Madre Dolorosa, haz que los sacerdotes extraviados vuelvan al Buen Pastor. Ofrece al Eterno Padre, la preciosa Sangre de tu Divino Hijo por los sacerdotes que sufren en el purgatorio y envía a los Santos Ángeles para que los conduzcan al Cielo.
Amén
María, unimos nuestro sí con el tuyo, reina en nuestros corazones Madre de Dios y Madre nuestra. Permítenos reparar con nuestra vida por tantas ofensas cometidas contra tu Inmaculado Corazón.
 
Virgen Inmaculada, Rosa Mística, en honor de tu Divino Hijo nos postramos delante de ti, implorando la misericordia de Dios. No por nuestros méritos, sino por la bondad de tu corazón maternal concédenos ayuda y gracia con la seguridad de escucharnos. 
Dios te salve... 
 
Rosa Mística, Madre de Jesús, Reina del Santo Rosario y Madre de la Iglesia - del Cuerpo Místico de Cristo - Te pedimos concedas al mundo, rasgado por la discordia, la unidad y la paz y todas aquellas gracias que puedan cambiar los corazones de todos tus hijos. 
 
Dios te salve... 
 
Rosa Mística, Reina de los Apóstoles, haz que, alrededor de los altares eucarísticos, surjan muchas vocaciones sacerdotales y religiosas para difundir con la santidad de su vida y con el celo apostólico el Reino de tu Hijo Jesús por todo el mundo. Derrama sobre nosotros tus gracias celestiales. 
 
Dios te salve... 
 
Dios te salve, Reina... Rosa Mística, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros!

PRIMERA APARICIÓN

Pierina Gilli, nacida el 3 de agosto de 1911, ejercía el oficio de enfermera. En la primavera de 1947, se le apareció, en su totalidad, una hermosísima señora que vestía túnica morada y cubría su cabeza con un velo blanco, tenía el pecho atravesado por tres espadas, su rostro estaba triste. Le corrían lágrimas hasta el suelo.
Sus dulces labios se abrían para decir: “Oración, Penitencia, reparación”, y guardó silencio.

 

SEGUNDA APARICIÓN: 13 DE JULIO DE 1947

El domingo 13 de julio de 1947, en el hospital, se apareció nuevamente la Madre de Dios. Vestía de blanco y en lugar de las tres espadas, tres rosas, blanca, roja y dorada, adornaban su pecho.

Pierina le preguntó asombrada: “Por favor, dígame quien es usted”.

Con una dulce sonrisa la señora le contestó: “Soy la Madre de Jesús y madre de todos vosotros”. Después de una pausa prosiguió: “Nuestro Señor me envió para implantar una nueva devoción Mariana en todos los institutos, tanto masculinos como femeninos, en las comunidades religiosas y en todos los sacerdotes. Yo les prometo que si me veneran de esta manera especial, gozarán particularmente de mi protección, habrá un florecimiento de vocaciones religiosas. Deseo que el día 13 de cada mes se me consagre como día Mariano y los doce precedentes sirvan de preparación con oraciones especiales.”

Su rostro se iluminó con una inexplicable alegría y continuó: “En ese día derramaré sobreabundancia de gracias y santidad sobre quienes así me hubiesen honrado. Deseo que el 13 de julio de cada año sea dedicado en honor de Rosa Mística”.

Luego le explicó el significado de las tres espadas:
1- La primera espada, significa la pérdida culpable de la vocación sacerdotal o religiosa.
2- La segunda espada, la vida en pecado mortal de personas consagradas a Dios.
3- La tercera espada, la traición de aquellas personas que al abandonar su vocación sacerdotal o religiosa, pierden también la fe y se convierten en enemigos de la iglesia.

El significado de las rosas.
La rosa blanca simboliza el espíritu de oración
La rosa roja, el espíritu de sacrificio (para reparar).
La rosa dorada o amarilla, el espíritu de penitencia.

 

TERCERA APARICIÓN: 22 DE OCTUBRE DE 1947

En la capilla del hospital de Montichiari, durante la celebración Eucarística con asistencia de médicos, empleados y gentes del lugar, hizo su aparición la hermosísima Señora. Todos se percataron de una presencia extraordinaria pero solamente Pierina pudo verla y escucharla.

María, Rosa Mística, pidió la práctica de la devoción que ya había recomendado y recalcó: “Mi divino Hijo, cansado por las incesantes ofensas, quiso descargar su justicia, pero oficié como mediadora entre El y los hombres, intercediendo especialmente por las almas consagradas”.

Pierina, la vidente, le dio las gracias en nombre de todos y ella se despidió recomendándole con majestad y ternura: “¡Vive de amor…, amor al prójimo!”.

 

CUARTA APARICIÓN: 16 DE NOVIEMBRE DE 1947

La aparición de Rosa Mística a Pierina, en una Iglesia parroquial de Montichiari tuvo por testigos a varias personas, entre las cuales se contaban algunos sacerdotes.

Su mensaje puede resumirse en estas palabras: “Mí divino Hijo Jesús y Señor Nuestro esta hastiado de las muchas y graves ofensas que se le infieren por tantos pecados contra la santa pureza. Le provoca desatar un diluvio de castigos…, pero usé mi intercesión para que tenga compasión una vez mas, por eso pido en desagravio oración y penitencia. Suplico íntimamente a los sacerdotes que amonesten a los hombres para que no sigan en la liviandad. Yo regalaré gracias a quienes ayuden a explicar esos delitos”.

¿Se nos perdonará entonces? preguntó la vidente.
La Rosa Mística contestó: “Sí, en cuanto se les deje de cometer”. Y con esta palabras se alejó.

 

QUINTA APARICIÓN: 22 DE NOVIEMBRE DE 1947

Pierina le preguntó a nuestra Madre: ¿Qué debemos hacer para cumplir sus deseos de oración y penitencia?

Resplandeciente de bondad, contestó la Virgen: “¡Oración!” Hizo silencio unos momentos y continuó: “penitencia quiere decir, aceptar las pequeñas cruces diarias y realizar el trabajo cotidiano en espíritu de expiación”.

En seguida le prometió solamente: “El 8 de diciembre alrededor del mediodía vendré otra vez aquí y será la hora de gracia. La hora de gracia será un acontecimiento de numerosas y grandes conversiones, almas totalmente endurecidas en el mal y frías como el mármol, tocados por la divina gracia volverán a ser amantes y fieles a Dios”.

 

SEXTA APARICIÓN: 7 DE DICIEMBRE DE 1947

Serena y majestuosa la Virgen llevaba un manto blanco y desde la cabeza le caía graciosamente en pliegue: un niño se lo sostenía a la derecha y una niña al izquierdo.

La Madre de Dios dijo: “Mañana mostraré mi Inmaculado Corazón que es tan poco conocido por los hombres!”. Después de un corto silencio prosiguió: “En Fátima, propagué la consagración a mi Corazón, en Bonate procuré que penetrara en las familias cristianas, aquí en Montichiari, deseo implantar la devoción a Rosa Mística unida a la veneración de mi Inmaculado Corazón, y deseo arraigarla especialmente en los conventos e institutos religiosos, para que las almas consagradas a Dios obtengan aumento de gracia a mi maternal Corazón.”

Pierina le preguntó quienes son los niños que estaban a su lado, Nuestra Señora le explicó: “Son Jacinta y Francisco quienes te acompañarán desde ahora en todos tus contratiempos. Ellos también tuvieron que sufrir a pesar de haber sido mucho mas pequeñitos que tú. Esto es lo que quiero de ti: sencillez y bondad a semejanza de estos niños”. Extendió entonces sus brazos hacia la tierra en señal de protección y mirando al cielo exclamó: “Alabado sea el Señor” y desapareció.

 

SÉPTIMA APARICIÓN: 8 DE DICIEMBRE DE 1947

Pierina contempló a la madre de Dios decir.- “¡Yo soy la Inmaculada Concepción!” y con gran majestad afirmó “Yo soy María de las Gracias, esto es, la llena de Gracia, Madre de mi Divino Hijo Jesucristo”.

Descendió suavemente por la escala y añadió: “Por mi venida a Montichiari deseo ser invocada y venerada como Rosa Mística. Quiero que al mediodía de cada 8 de diciembre (Solemnidad de la Inmaculada) se celebre la hora de la gracia en todo el mundo; mediante esta devoción se alcanzarán muchas gracias para el alma y el cuerpo. Nuestro Señor, mi Divino Hijo Jesús, concederá copiosamente su misericordia, mientras los buenos recen por sus hermanos que permanecen en el pecado. Es preciso informar cuanto antes, al Supremo Pastor de la Iglesia Católica, el Papa Pío XII, mi deseo de que esta hora de gracia sea conocida y extendida por todo el mundo. Quien no pueda ir a la iglesia que los haga en su casa al mediodía y conseguirá mis gracias.”

Luego mostrándole su purísimo corazón exclamo: “Mira este corazón que tanto ama a los hombres, mientras la mayoría de ellos lo colma de vituperios”. Calló unos momentos y continuó: “Sí todos, buenos y malos, se unen en la oración, obtendrán de este corazón misericordia y paz. Los buenos acaban de alcanzar por mi mediación la misericordia del Señor, que detuvo un gran castigo. Dentro de poco se conocerá la eficaz grandeza de esta hora de gracia.”

Notando Pierina que la resplandeciente Señora iba a alejarse le imploró fervorosamente: “¡Oh hermosa y amada Madre de Dios, yo le doy gracias!. Bendiga a todo el mundo especialmente al Santo Padre, a los sacerdotes, religiosos y a los pecadores”.

Ella contestó: “Tengo preparado una sobreabundancia de gracia para todos aquellos hijos que escuchan mi voz y toman a pecho mis deseos”. Con estas palabras se terminó la visión.

 

ROSA MYSTICA Y FÁTIMA

 

La Virgen hace una unión estrecha entre la aparición y mensajes de Fátima y de Rosa Mística:

1.    Revela su Inmaculado Corazón, como lo hizo en Fátima.

2.    Habla explícitamete de Fátima y de su deseo de que, junto con la devoción a Rosa Mística, los institutos religiosos tengan devoción a su Inmaculado Corazón.

3.    Se aparece con los beatos Jacinta y Francisco, los videntes de Fátima, y se los propone a Pierina como modelos y ejemplos de sacrificio.

 

 

PS: Los Beatos Jacinta y Francisco fueron canonizados en Mayo 13, 2017 por el Papa Francisco en su visita a Fatima.

Como rezar el rosario de Maria Rosa Mistica


Por la senal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos libranos Senor Dios nuestro, en el nombre del Padre del Hijo y del Espiritu Santo, amen.

ORACION INICIAL:

Jesús crucificado, postrado  a tus pies, te ofrecemos las “ lagrimas y Sangre “ de aquella que te acompaño con tierno   amor y compasión en tu Via-Crusis. Concédenos la gracia, ¡Oh buen Maestro ! de tomar  a pecho las enseñanzas contenidas en las “Lagrimas y sangre “ de tu Santísima Madre para cumplir tu voluntad  de tal manera que seamos  dignos de alabarte  y glorificarte por toda la eternidad . Amen.

( En lugar del “ Padre Nuestro” se rezan siete misterios  )

 Oh, Jesús Mío, mira las lagrimas y sangre de aquella  que te tenia el amor mas grande en la tierra y te ama con el amor mas fervoroso en el cielo.

( En lugar de las “aves María" se dice  )

Oh, Jesús mío escucha nuestros ruegos (contesta el pueblo) Por las lagrimas y sangre de tu Santísima Madre (siete veces )  al final 3 veces: “Oh. Jesús mio, mira las lagrimas y sangre de aquella que te tenia el amor mas grande en la tierra y te ama con el amor mas fervoroso en el cielo”. 

JACULATORIA A ROSA MISTICA

Oh Maria, Rosa Mystica, Madre de la Iglesia, ruega por nosotros enséñanos a rezar, sufrir, y expiar para la salvación de todo el mundo Madre de Dios, ruega por nosotros. 

ORACION FINAL

 

Oh Maria, Madre del amor, de los Dolores y de Misericordia, te suplicamos reúne tus ruegos con los nuestros para que Jesús, a quien nos dirigimos  en el nombre de tus “ Lagrimas y Sangre” maternos, escuche nuestras súplicas concediéndonos, con las gracias que te pedimos la corona de la vida eterna, amen.

 SUPLICAS A MARIA, MADRE NUESTRA

 

· Dame tus ojos, madre, para saber mirar; si miro con  tus ojos jamás podré pecar .

· Dame tus labios, Madre, para poder rezar: si rezo con tus labios Jesús me escuchara.

· Dame tu lengua, Madre, para ir  a comulgar: es tu lengua patena de gracia y santidad.

· Dame tus manos, Madre, que quiero trabajar: entonces mi trabajo valdrá una eternidad.  

· Dame tu manto, Madre, que cubra mi maldad: cubierta  con tu manto  al cielo he de llegar.

· Dame tu cielo, Madre, para poder gozar: si tu me das el cielo ¿ qué más puedo anhelar ?.

· Dame a Jesús, Oh Madre, para poder amar: esta será mi dicha por una eternidad 

MISTERIOS DE LAS SIETE ALEGRIAS

(Se rezan Lunes, Miércoles, Jueves, Sábados y Domingos  )

1-La preferencia  que la Santísima Trinidad le concede sobre            toda criatura.

2–La virginidad que la elevo por encima de los Ángeles y los santos .

3-El esplendor con el cual brilla  en los cielos con su gloria.

4-El culto que todos los elegidos le rinden como Madre de Dios.

5-La prontitud con la cual su Divino Hijo atiende a todos sus pedidos.

6-Las gracias que sus servidores reciben de Jesús en este  

    Mundo y la gloria que le tienen preparada en el cielo.

7-Poseer las virtudes con la mayor perfección.

 

MISTERIOS DE LOS SIETE DOLORES. 

(Se rezan los días Martes y Viernes  )

1-Cuando al presentar a su hijo frente al Templo oyó  una  profecía del viejo “Simeón ” Una espada de dolor atravesara tu alma”

2-Cuando se vio obligada  a huir a Egipto, escapando de la persecución de Herodes  que quería matar a su hijo amado.

3-Cuando busco por tres Días a su hijo que se había quedado en el templo de Jerusalén, luego de la visita en tiempo de pascua.

4-Cuando encontró a su Divino Hijo cargando en hombros la pesada cruz rumbo al  Calvario para ser crucificado en ella por nuestra salvación.

5-Cuando vio a su Hijo ensangrentado y agonizante durante tres horas y luego exhalar su ultimo suspiro.

6-Cuando su amado Hijo, traspasado  el pecho  por la lanza, es bajado de la cruz y depositado en sus brazos.

7-Cuando contemplo el cuerpo  de su Divino Hijo acostado en el sepulcro.

El significado de las rosas. La rosa blanca simboliza el espíritu de oración La rosa roja, el espíritu de sacrificio (para reparar). La rosa dorada o amarilla, el espíritu de penitencia. Oh María, Rosa Mística, Madre de Jesús y también Madre nuestra! Tú eres nuestra esperanza, nuestra fortaleza y nuestro consuelo.

 

Danos desde el cielo tu maternal bendición en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén. Rosa Mística, Inmaculada Virgen , Madre de la gracia, en honor de tu Divino Hijo, nos postramos ante Ti, para implorar la misericordia de Dios. No por nuestros méritos, sino por la bondad de tu Corazón maternal, pedimos ayuda y gracias, con la seguridad de ser escuchados. (Rezar un Avemaría?)

 

Rosa Mística, Madre de Jesús, Reina del Santo Rosario y Madre de la Iglesia, Cuerpo Místico de Jesucristo.

 

Te pedimos para el mundo destrozado por las discordias, el don de la unión, de la paz y de todas las gracias que pueden convertir los corazones de tantos hijos tuyos. (Avemaría?)

 

Rosa Mística, Madre de los apóstoles, haz florecer alrededor de los altares eucarísticos, numerosas vocaciones sacerdotales y religiosas, que con la santidad de su vida y el celo ardiente por las almas, puedan extender el Reino de tu Hijo Jesús por todo el mundo. Derrama,

 

Oh Madre sobre nosotros tus dones celestiales. Salve, Oh Rosa Mística, Madre de la iglesia, ruega por nosotros.


Facebook

Twiiter

WordPress

Youtube



«Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa »


Lecturas del Miércoles de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (16,1-5.9-15)

 

Salmo

Sal 77,18-19.23-24.25-26.27-28

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,1-9)

Desde 16 oct 2011

Free counters!